Myanmar: La resistencia se mantiene a pesar de la represión militar. Dossier

Thant Myint-U

Sithu Aung Myint

Myanmar Now

20/03/2021

¿Qué ocurrirá en Myanmar? Una descripción general

Thant Myint-U

Con su reciente golpe de Estado, el ejército birmano esperaba un cambio quirúrgico en el poder que dejase todo lo demás más o menos igual. En cambio, el golpe ha hecho que la economía se desplome, ha abierto la posibilidad de una intervención internacional y ha desencadenado un terremoto político. La lucha ya no es por elecciones y enmiendas constitucionales. Un camino que conduce a una dictadura sin fin. Sino por una revolución cuya forma exacta es difícil de ver aún. Una economía que se desmorona puede hacer que las vidas de decenas de millones de personas pobres y vulnerables se conviertan en desastres. Y lo que se desarrolla en Birmania puede ser imposible de ignorar para la región, quizás para el mundo: un estado fallido entre la India y China, en el corazón de Asia del siglo XXI.

La tensión había ido en aumento durante semanas. Aung San Suu Kyi, líder de la Liga Nacional para la Democracia (LND) y gobernante de facto del país desde 2016, obtuvo una contundente victoria en las elecciones de noviembre pasado. Con más del 60 por ciento de los votos, podía consolidar su control sobre la política birmana, prometiendo impulsar cambios constitucionales que limitarían los poderes aún ilimitados del ejército.

Sus oponentes, el Partido Unión, Solidaridad y Desarrollo (USDP), pro-ejército, denunciaron un fraude electoral masivo. Las elecciones ciertamente no fueron libres y justas. A más de un millón de personas, incluidos los refugiados musulmanes rohingya en Bangladesh, se les negó el derecho al voto y se cancelaron las elecciones en varios distritos electorales, la mayoría de ellos con grandes poblaciones de minorías étnicas. Pero según los observadores independientes, a pesar de estos problemas, hubo pocos indicios de fraude en del alcance alegado.

El general Min Aung Hlaing, comandante en jefe del ejército, vio una oportunidad. Conocido por sus ambiciones presidenciales, pidió una investigación independiente y luego un debate especial en el parlamento. Cuando sus exigencias fueron rechazadas de plano por la comisión electoral designada por la LND, emitió un ultimátum. Los generales estaban indignados, se sentían menospreciados y creían que cualquier acuerdo le daría aún más poder a Aung San Suu Kyi. Kyi y sus diputados pensaron que si cedían una pulgada, los hombres de uniforme no se detendrían hasta que hubieran acabado con su gobierno.

El 1 de febrero, el ejército detuvo a Aung San Suu Kyi y otros líderes de la LND y declaró el estado de emergencia. Dijeron que gobernarían durante un año, celebrarían nuevas elecciones y devolverían la autoridad a una administración civil. En cuestión de días, Min Aung Hlaing se reunió con líderes empresariales y prometió la continuidad de las políticas e incluso un paquete de estímulo multimillonario para compensar la recesión inducida por la pandemia. Es de suponer que esperaba una reacción dócil de la población. La respuesta real fue un desafío a una escala tal que no se había visto en décadas.

Las manifestaciones contra el nuevo régimen estallaron en todo el país, con multitudes en Rangún a mediados de febrero que ascendían a cientos de miles.  La gente salió a las calles en un ambiente festivo, individualmente y en grupos, desde trabajadores de la construcción con sus cascos y activistas LGBTQ hasta monjes budistas. Una pareja con su traje de boda llevaba un cartel: "Nuestro matrimonio puede esperar, pero no este movimiento". En Rangún, las protestas atravesaron todas las líneas étnicas y religiosas, en una rara demostración de unidad entre comunidades.

Una huelga del sector público paralizó al gobierno a nivel nacional y local. El 22 de febrero, desafiando las advertencias del ejército, una huelga general paralizó los negocios. La abrumadora mayoría de los líderes de las huelgas y manifestaciones tienen entre 20 y 30 años, mujeres y hombres jóvenes que crecieron en la relativa libertad de la última década. Se organizaron a través de Internet, utilizando VPN y aplicaciones de mensajería encriptada, adaptando tácticas perfeccionadas en Bangkok y Hong Kong. Adoptaron el saludo de tres dedos de la serie “Los juegos del hambre”. Algunos son partidarios de Aung San Suu Kyi y la LND, pero otros han criticado las tendencias autoritarias de su gobierno. Y todos estan decididos a evitar cualquier consolidación del gobierno militar. "Te metiste con la generación equivocada" es uno de sus lemas más comunes.

El 25 de febrero, las tropas de combate irrumpieron en Rangún y otras áreas urbanas, soldados de la 33 y 77 Divisiones de Infantería Ligera, incluidas las unidades de contrainsurgencia responsables de la limpieza étnica de los musulmanes rohingya en 2016-17. Las multitudes festivas dieron paso a bloques de manifestantes bien organizados, muchos con escudos improvisados ​​y gafas para protegerse de los gases lacrimógenos. La represión ha sido despiadada. Las escuelas y los hospitales se han convertido en guarniciones improvisadas. Los cañones de agua y las balas de goma dieron paso a munición real. Hubo apagones de Internet, redadas en las casas, detenciones arbitrarias y palizas. A mediados de marzo, cerca de 150 personas habían muerto, muchas de ellas por disparos de alta velocidad dirigidos a la cabeza y el pecho. Han arrestado a más de mil personas. Gran parte de la violencia fue transmitida en vivo por sus móviles por una población aterrorizada pero también furiosa. Hay pocas señales de que alguna de las partes ceda y todas las posibilidades de una crisis prolongada. El colapso económico parece inminente.

Myanmar es uno de los países más pobres de Asia, con altas tasas de desnutrición; casi un tercio de los niños sufren retraso del crecimiento. Para la gran mayoría, hay poco acceso a algo como una atención médica decente y decenas de miles mueren cada año por enfermedades tratables como la tuberculosis. Los impactos en la salud del Covid-19 fueron relativamente limitados, pero el impacto económico fue catastrófico, gracias a los cierres, las interrupciones en el comercio, la desaparición del turismo y una fuerte caída en las remesas de los trabajadores migrantes en el extranjero. Las empresas grandes y pequeñas ya estaban en una situación desesperada a fines de 2020, con efectivo para tal vez uno o dos meses más. Según una encuesta en octubre pasado el número de personas que ganaban menos de dos dólares al día (no es un salario digno en las ciudades) se había disparado del 16% al 63% de la población. Un tercio de ellas había recibido ingresos cero durante los tres meses anteriores. Muchos estaban pidiendo préstamos a tipos de interés exorbitantes, de hasta el 50 por ciento mensual, para alimentarse a sí mismos y a sus hijos. Esto antes del golpe.

Ahora la economía se ha estancado. Con los bancos cerrados por la huelga general, el efectivo es escaso y las empresas no pueden pagar a millones de empleados. La mayoría de los mercados locales siguen funcionando, pero con los trabajadores del transporte en huelga también, los precios de los productos básicos como el arroz y el aceite de cocina han subido considerablemente. La industria de la confección, que emplea a casi 1,5 millones de mujeres jóvenes, sostén de sus familias extensas, está paralizada. Los aeropuertos apenas funcionan y los puertos prácticamente han cerrado. Las líneas navieras internacionales han cesado sus operaciones. Las importaciones esenciales, incluidos los medicamentos que salvan vidas y el gas licuado para la producción de electricidad, se agotarán pronto. Las pruebas de Covid se han detenido y no hay un programa de vacunación masivo a la vista.

Hace diez años, las perspectivas de Birmania parecían estar mejorando. La dictadura había dado paso a un gobierno civil y se restauraron las libertades políticas, desconocidas durante medio siglo. Las sanciones occidentales fueron canceladas y los líderes mundiales se apresuraron a ser parte de un cuento de hadas que culminó con la aplastante victoria de Aung San Suu Kyi en las elecciones de 2015. Luego vino la despiadada expulsión de 700.000 musulmanes rohingya a Bangladesh. Occidente se centró en si Aung San Suu Kyi seguía siendo una heroína o una canalla. Los otros actores clave de Birmania, los generales del ejército, eran relativamente desconocidos. Ahora son el centro del escenario.

El ejército birmano, fundado por el padre de Aung San Suu Kyi, el general Aung San, en 1941, ha estado luchando sin parar desde la Segunda Guerra Mundial: ocho décadas de combate, en ciudades y selvas, en islas tropicales y montañas del Himalaya, con pueblos en llamas. y matando a civiles con impunidad, y provocando enormes bajas. Sus enemigos han variado desde ejércitos nacionalistas chinos respaldados por Washington en la década de 1950 hasta fuerzas comunistas respaldadas por Beijing en la década de 1960, desde capos de la droga hasta minorías étnicas que luchan por la autodeterminación. A fines de la década de 1970, la mayor parte de los enfrentamientos tuvo lugar en las tierras altas orientales hacia Tailandia y China. El ejército se convirtió principalmente en un ejército de ocupación de las poblaciones de minorías étnicas, y de vez en cuando, en 1974, 1988 y 2007, descendía a las ciudades del valle de Irrawaddy para aplastar la disidencia.

A principios de la década de 1960, una junta militar marcó el comienzo de la "vía birmana al socialismo", que nacionalizó las principales empresas y aisló al país de los mercados externos. Luego, desde finales de la década de 1980, sucedieron tres cosas: el ejército rechazó el socialismo y adoptó una mezcla de nativismo y capitalismo; Occidente impuso sanciones en solidaridad con el naciente movimiento democrático; y el principal enemigo del ejército, los rebeldes comunistas a lo largo de la frontera china, se derrumbó, dejando atrás a varias fuerzas sucesoras con las que el ejército acordó rápidamente un alto el fuego. El comercio con China creció y prosperaron las industrias mineras y madereras y el tráfico de narcóticos ilícitos cerca de la frontera china. Parte del dinero llegó a la economía de las tierras bajas, a Rangún y Mandalay, donde los precios de las propiedades se dispararon. La desigualdad de la riqueza alcanzó cotas nunca vistas desde la época colonial. Las compañías petroleras mundiales también comenzaron a explotar los enormes yacimientos de gas en alta mar recién descubiertos. Los generales se hicieron ricos al tiempo que también hacían fortunas para otros, en Birmania y en el extranjero.

En 2010, el dictador General Than Shwe, a punto de cumplir 80 años, se retiró. Había preparado una nueva constitución para compartir el poder. El ejército lo había querido durante más de una década, pero Aung San Suu Kyi lo había rechazado como antidemocrático, ya que le daba al ejército el control de los ministerios de seguridad, así como un 25% automático de escaños en el parlamento. Than Shwe también creó el USDP, que esperaba que dominase el panorama político.

El primer presidente bajo el nuevo régimen fue Thein Sein, un ex general. Junto con un gabinete de otros ex generales reformistas, se desvió demasiado del guión de Than Shwe, introduciendo las liberalizaciones que convencieron a Occidente de que la democracia podría estar a la vuelta de la esquina. Enfurecieron a China al suspender un proyecto hidroeléctrico de miles de millones de dólares y buscaron la paz con las fuerzas excomunistas que Beijing había apoyado durante mucho tiempo, no a través de la mediación china sino con la ayuda de europeos, estadounidenses y japoneses. También abrieron el sector de las telecomunicaciones a los operadores extranjeros, lo que generó miles de millones de dólares en inversiones y una revolución en la conectividad. En 2011 casi nadie tenía teléfono; en 2016, la mayoría de las personas tenían teléfonos inteligentes y estaban en Facebook.

Para asumir el cargo de comandante en jefe de las fuerzas armadas, Than Shwe nombró al relativamente joven Min Aung Hlaing, que se había distinguido luchando contra una milicia étnica china en el noreste. El viejo dictador había puesto a exgenerales reformistas a cargo del gobierno. Pero colocó al ejército bajo las órdenes de un oficial militar más joven con la tarea explícita de garantizar el futuro dominio militar.

Durante los primeros años de la reforma, el ejército dio un paso atrás en la economía. Acabó abruptamente con su regulación del comercio exterior y el acceso a las reservas de divisas, se abolieron los monopolios de que disfrutaban sus empresas y se redujo su participación en el presupuesto nacional. Algunos de sus antiguos socios comerciales perdieron frente a la competencia extranjera, mientras que a otros les fue bien en el nuevo entorno más abierto. Pero pocos dependían ya de la generosidad militar.

En 2015 los exgenerales reformistas permitieron unas elecciones libres y justas y respetaron los resultados. Aung San Suu Kyi ganó por abrumadora mayoría. Los ex generales fueron destituidos. Than Shwe estuvo retirado durante mucho tiempo. El poder ahora fue compartido entre Aung San Suu Kyi y Min Aung Hlaing. El estaba a cargo del ejército y la policía; ella, con su mayoría en el parlamento, controlaba el presupuesto anual de $ 25 mil millones del país y administraba la economía, la atención médica, la educación y las relaciones exteriores. Estaban cortados con el mismo tejido nacionalista y tenían muchos de los mismos instintos conservadores. Cuando Aung San Suu Kyi fue a La Haya en 2019 para defender a Birmania de los cargos de genocidio, habló tanto por convicción como por el deseo de apaciguar al ejército. Solo había una diferencia política importante: quería un cambio constitucional que colocase al ejército, el ejército de su padre, como decía a menudo, bajo la autoridad civil, en primera instancia con ella como presidenta. Para Min Aung Hlaing, el ejército tenía que permanecer por encima de todo. Los primeros intentos de cooperación se convirtieron en un desdén mutuo.

En lo que vino a continuación, China ocupa un lugar preponderante. Después de la limpieza étnica de los rohingya, cuando las relaciones con Occidente cayeron por un precipicio, China ofreció un comercio en rápido crecimiento, así como inversiones multimillonarias, empaquetadas como el 'Corredor Económico China Myanmar'. Aung San Suu Kyi estaba ansiosa por desarrollar la relación pero al mismo tiempo era cautelosa de acercarse demasiado. Min Aung Hlaing fue aún más cauteloso. El aliado más cercano de Beijing en los conflictos armados de Birmania es el Ejército del Estado Unido de Wa, de 30.000 efectivos, sucesor de la antigua insurgencia comunista. Durante los últimos diez años, la UWSA a su vez ha apoyado nuevas insurgencias, incluido el Ejército de Arakan, que desde 2018 ha liderado la mayor insurrección contra las autoridades centrales de Birmania en una generación. Cientos han muerto y decenas de miles han sido desplazados.

En las últimas semanas ha existido la esperanza de una alianza entre los parlamentarios electos de la LND (ocultos y ahora formando un gobierno en la sombra) y los ejércitos de las minorías étnicas. La Unión Nacional Karen en particular, que opera a lo largo de la frontera tailandesa, ha querido mostrar su apoyo a la resistencia. Pero las fuerzas armadas más poderosas están en el norte, vinculadas a China. El ejército de Arakan, después de años de feroces combates, está en conversaciones con el nuevo régimen.

China tiene tres objetivos en Birmania. El primero es prevenir la inestabilidad, en particular los enfrentamientos transfronterizos o la afluencia de refugiados. Hay más de un millón de chinos étnicos en Birmania, y los oleoductos y gasoductos chinos atraviesan el país. Un ataque a cualquiera de los dos sería una pesadilla para Beijing. El segundo es evitar que Birmania se convierta en una base para rivales como Estados Unidos o India. El tercero es convertir Birmania en un corredor hacia el Océano Índico. China quiere un dominio estratégico pero es consciente de la fuerza del sentimiento nacionalista birmano. Y tiene palancas que ninguna otra potencia extranjera puede igualar.

En las próximas semanas, el ejército prestará poca atención a la condena internacional o las ofertas de mediación. En un país donde millones han viajado al extranjero para trabajar, los líderes del ejército no han viajado casi a ninguna parte y piensan poco en el resto del mundo. Las sanciones selectivas de Occidente no tendrán casi efecto porque juzgan mal la relación entre los generales y la economía y sobrestiman la importancia de las empresas propiedad del ejército. El ejército se centrará en aplastar la resistencia mediante la construcción de un servidor de seguridad de Internet más eficaz y tomar medidas enérgicas en las calles. Pero los manifestantes han demostrado una increíble capacidad de adaptación y coraje y es difícil imaginar que el ejército consolide completamente su poder. Los próximos meses probablemente verán huelgas continuas, mayor represión, resistencia violenta, y un angustioso descenso a una pobreza innecesaria. El país seguirá siendo ingobernable.

Sin embargo, al final, debe llegar algún tipo de revolución. No se puede volver al pasado. Poner fin al gobierno militar es un comienzo. Pero la democracia por sí sola, si solo significa elecciones en las que el ganador se lo lleva todo y un gobierno mayoritario, no es suficiente. Debe haber una agenda de cambio más progresista, atravesando las líneas étnicas, hacia una sociedad más justa y más libre para todos los pueblos de Birmania.

https://www.lrb.co.uk/blog/2021/march/what-next-for-burma

Traducción de Enrique García- Sin Permiso

 

La campaña de "castigo social" dirigida a la élite militar

Sithu Aung Myint

El 17 de marzo quedará como el día en que la junta gobernante eliminó todos los periódicos impresos independientes. Además, desde finales de febrero muchos periodistas han sido detenidos: 39 periodistas fueron arrestados entre el 1 de febrero y el 15 de marzo. Diez de ellos fueron acusados de violar el artículo 505A del código penal, que fue modificado el 14 de febrero de 2021 para penalizar cualquier declaración sobre la ilegitimidad del golpe de Estado del 1° de febrero y todo tipo de denuncia del gobierno. Las penas de prisión por estos motivos pueden ser de hasta tres años. Cinco de los periodistas encarcelados están retenidos sin que se hayan presentado cargos concretos en su contra. Algunos de ellos están recluidos en la prisión de Insein (en Yangon) y en varios casos no se conoce el lugar de detención. La prensa digital sigue siendo el único canal de información independiente.

Los ataques a los manifestantes por parte de la policía y del ejército tienen como objetivo matar y sembrar el terror. Por ejemplo, en Kalay, una ciudad de la región de Sagaing, en el oeste de Birmania, el miércoles 17 de marzo, la policía y el ejército mataron a cinco jóvenes manifestantes y "secuestraron" a cinco heridos de cuyo estado de salud y paradero no se sabe nada. Por el momento, esa política de terror no ha podido frenar las manifestaciones. La Junta está aumentando la presión sobre los bancos privados para que reabran sus servicios y un número importante de empleados se ha sumado al Movimiento de Desobediencia Civil (MDC, por sus siglas en inglés).

El juicio por "corrupción", además de otros cargos, contra los dirigentes de la Liga Nacional para la Democracia (LND) fue nuevamente aplazado hasta el 24 de marzo. La Junta sólo permitió que dos abogados asesoraran a Aung San Suu Kyi, e ignoró otras demandas. (Redacción A l´encontre)

***

El movimiento de desobediencia civil de Myanmar contra el régimen militar ha adoptado múltiples formas, como la huelga de funcionarios, las protestas callejeras masivas y el boicot a las empresas vinculadas al ejército (Tatmadaw). Pero en las últimas semanas se ha abierto un nuevo frente en la lucha: una campaña de "castigo social" contra las familias de los altos cargos del régimen.

A través de las redes sociales han sido identificados los familiares de los generales, indicando dónde viven, qué trabajos desempeñan y a qué universidades extranjeras asisten sus hijos. Luego invitan a la gente a condenarlos al ostracismo, a humillarlos y a boicotear sus empresas.

Entre las personas que han sido identificadas hasta ahora figuran Ma Khin Thiri Thet Mon, hija del jefe del Tatmadaw, el general de división Min Aung Hlaing, y fundadora de la productora de películas de gran presupuesto 7th Sense Creation, así como la nuera del generalísimo, Ma Myo Yadana Htike, fundadora de la productora de telenovelas y concursos de belleza Stellar Seven Entertainment.

Desde la toma del poder por parte de los militares, algunas de las personalidades del mundo del cine y la música que habían sido contratadas por esas y otras empresas de comunicación vinculadas a los militares han declarado que ya no trabajarán para las mismas.

Los activistas han identificado también a los hijos de los generales que asisten a escuelas y universidades en el extranjero, instando a los expatriados de Myanmar y a la población local a condenar al ostracismo a esos estudiantes.

Ma Nan Lin Lae Oo, que estudia en la Universidad japonesa de Toyo [en Tokio], es la hija del general Kyaw Swar Oo. Los activistas lo consideran responsable de los disparos mortales contra manifestantes pacíficos en Mandalay, entre ellos Ma Kyal Sin, de 19 años, que se convirtió en la "mártir prodemocrática" más destacada de Myanmar desde su muerte el 3 de marzo. A través de internet, le pidieron a la universidad japonesa que le retirara la beca a Nan Lin Lae Oo y al gobierno japonés que le cancelara la visa.

Los esfuerzos de sanción social han sido muy importantes, al punto de que algunos de los destinatarios cerraron sus cuentas de Facebook o buscan pasar desapercibidos. Otro efecto de esas campañas es que otras personalidades vinculadas a los militares condenan enérgicamente el golpe de Estado, ya sea por convicción o por el deseo de proteger su notoriedad y de conservar a sus adeptos. La actriz y bloguera de belleza Nay Chi Oo, que es la hija del ex oficial del Tatmadaw y empresario U Myo Myint Sein, ha apoyado públicamente y donado dinero al Movimiento de Desobediencia Civil (MDC). A principios de febrero, escribió un mensaje en Facebook en el que le pedía disculpas a su padre y le rogaba que comprendiera su posición.

***

En circunstancias normales, las tácticas de la campaña probablemente equivaldrían a un ciberacoso, o al menos a una violación flagrante de la privacidad. Pero las circunstancias actuales no son normales, y aunque la ética de la campaña pueda debatirse, hay que entenderla en el contexto de la larga y oscura historia del gobierno militar en Myanmar. Para algunos ex presos políticos y activistas prodemocráticos de larga data, que sufrieron en carne propia el castigo social por parte de la junta anterior, la campaña es una forma de revancha.

Son disidentes que no sólo estuvieron encarcelados durante años y fueron torturados; tras su liberación, tanto ellos como sus familias fueron deliberadamente marginados, por lo que en muchos casos no pudieron reintegrarse en la sociedad. Los miembros de sus familias que trabajaban en la administración pública fueron despedidos o se les negó cualquier oportunidad de ascenso. También se les retiró o negó el pasaporte, lo que les impedía huir al extranjero, y la inteligencia militar presionó a los directores de las escuelas para que no aceptaran a sus hijos. Los maestros y profesores de esos niños fueron también invitados a discriminarlos, y se les pedía abiertamente a sus compañeros de clase que no se relacionaran con ellos. Ese ostracismo se mantuvo durante décadas.

Mientras tanto, los generales y los suyos, enriquecidos gracias a las diversas formas de corrupción, podían enviar a sus hijos a escuelas y universidades para la élite en el extranjero. De vuelta en su país, esos estudiantes contaban con los contactos de sus padres y con las riquezas obtenidas por éstos mediante el saqueo para crear grandes empresas en Myanmar.

En cambio, los hijos de la mayoría de los ciudadanos de Myanmar no tienen acceso a una educación adecuada ni a oportunidades económicas y a menudo acaban trabajando para empresas que son propiedad de los generales y sus aliados. Así, se sienten sometidos a una clase dirigente compuesta por familias de militares.

***

Ahora, el pueblo de Myanmar se defiende boicoteando los productos de las empresas controladas por los militares, con actos de desobediencia civil y con la campaña de castigo social. Los budistas de Myanmar ven la vergüenza pública como un castigo kármico [relacionado con el karma] por las malas acciones de los generales.

En una sociedad justa, ningún hijo debería pagar por las faltas de sus padres, pero esta campaña es el producto natural de décadas de injusticia y de resentimiento. Este legado nefasto sólo puede superarse con el fin de la dictadura militar y con el resurgimiento de la democracia y de los derechos humanos en Myanmar.

https://www.frontiermyanmar.net/)

Traducción de Ruben Navarro – Correspondencia de Prensa

 

Los militares multiplican los asesinatos 

Myanmar Now

El lunes 15 de marzo de 2021, por lo menos 20 civiles fueron asesinados por las fuerzas del régimen, según las últimas informaciones recogidas por Myanmar Now.

Esta semana comenzó con un nuevo brote de violencia mortal -tras el que fue hasta ahora el peor fin de semana- ejercido por la junta para aplastar la oposición al golpe de Estado del 1 de febrero.

Se registraron asesinatos en todo el país, el mayor número de ellos tuvo lugar en Yangon, donde al menos 63 personas murieron el domingo 14 de marzo después de que los soldados abrieran fuego en varios distritos [de la capital económica del país].

En Hlaing Tharyar [distrito occidental de Yangon], escenario de algunos de los actos de violencia más mortíferos del fin de semana, murieron seis personas, entre ellas un hombre de unos 50 años que estaba recogiendo basura cerca del puente Aung Zeya cuando un soldado se le acercó y le disparó en la cabeza.

Dos mujeres de unos 60 años también murieron tras ser alcanzadas por las balas en su casa situada en la carretera Da Bin Shwe Htee.

Una noche de terror

Los disparos indiscriminados continuaron hasta altas horas de la noche, provocando la muerte de al menos dos personas más en el distrito, según los residentes.

La noche de terror comenzó alrededor de las 16:30, cuando los militares cerraron las carreteras principales entre el puente de Aung Zeya y el puesto de bomberos, a unos 2 km de distancia, y empezaron a disparar. 

"Andaban en camiones y disparaban a todo lo que se movía. Les dispararon a todos los que vieron", dijo un vecino, describiendo la escena de la noche del lunes 15 de marzo.

"Esa noche había dos vendedores de cangrejos en la zona. Cuando los camiones pasaron, asomaron la cabeza para echar un vistazo y les dispararon. Los dos murieron acribillados", dijo el vecino.

Al otro lado de Yangon, la represión de una celebración pacífica de homenaje a los manifestantes muertos en el distrito de Dawbon dejó dos muertos y cuatro heridos graves el lunes, según dijo a Myanmar Now un miembro de un grupo de ayuda con sede en ese distrito.

El lunes se produjo también otra muerte en South Dagon [en el sureste de Yangon], uno de los seis distritos de Yangon sujetos a la ley marcial desde el fin de semana pasado, en el intento del régimen intentaba de sofocar las protestas.

Otros asesinatos fueron perpetrados el martes en South Dagon donde, según los informes, un hombre de unos 40 años recibió un disparo en la cabeza por parte de las fuerzas de la junta. No se dispone de más detalles sobre este hecho.

Tiros a las ambulancias

La cantidad de víctimas mortales del lunes también aumentó fuera de Yangon, ya que murieron más personas y los datos anteriores fueron actualizados según las últimas informaciones disponibles.

En Myingyan, una ciudad de la región de Mandalay, se confirmó la muerte de seis personas, entre las cuales tres adolescentes y una mujer de 20 años, lo que duplica el saldo de víctimas anunciadas anteriormente.

Al menos otras 17 personas resultaron heridas como consecuencia de la represión, cinco de las cuales se encuentran en estado crítico, según un miembro de un equipo que atiende a los manifestantes heridos.

"Tuvimos que esconder los cadáveres porque tenemos miedo de que [los militares] se los lleven", dijo un miembro del equipo de apoyo médico a última hora de la noche del lunes.

Añadió que los soldados dispararon contra las casas de aquellas personas que escondían a los manifestantes heridos, así como contra las ambulancias que trasladaban a los muertos y heridos a una clínica improvisada.

También se confirmaron dos muertes en Chanmya Tharzi, un distrito del centro de Mandalay, así como al menos otras cinco víctimas mortales en localidades más pequeñas del norte de la ciudad.

También se registraron cuatro víctimas mortales en Aunglan, en la región de Magway, Gyobingauk, en la región de Bago, y Monywa, en la región de Sagaing, según los grupos de ayuda locales.

Según la Asociación de ayuda a los presos políticos, el ejército de Myanmar ha asesinado a al menos 183 personas en las seis semanas transcurridas desde que tomó el poder.

 https://myanmar-now.org/, 17 de marzo 2021

Traducción de Correspondencia de Prensa

Historiador y escritor, nieto del antiguo secretario general de la ONU, U Thant.
Es una conocida periodista birmana, exiliada hasta 2012 y colaboradora de Frontier Myanmar.
Agencia de noticias independiente al servicio de los movimientos sociales democráticos en Myanmar.
Fuente:
Varias