Los tres caminos de Álvaro Cunhal. Breves apuntes sobre la historia del PCP

Fernando Rosas

02/04/2021

Tres caminos que marcaron, tanto a nivel nacional como internacional, cuál sería el perfil político e ideológico del Partido Comunista Portugués (PCP) en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, durante la clandestinidad, pero ciertamente más allá. 

Intentaré, en el escrito que sigue, no incurrir en el error del idealismo en cuanto al papel del individuo en la historia, específicamente en cuanto al papel de Álvaro Cunhal en la historia del PCP. Se sabe que el hombre es su circunstancia y la capacidad (o no), en cada época histórica, de aprovecharlas o condicionarlas. Y que también es el grupo de mujeres y hombres que lo rodean, que discuten, que se le oponen, o que lo apoyan y lo hacen cumplir. Dicho esto, también es importante no caer en el mecanismo del signo contrario que ignora o subestima el papel decisivo que ciertos personajes, como tales, pueden jugar en el transcurso de los acontecimientos. Y es en este contexto que la iniciativa de Álvaro Cunhal, en mi opinión, marcará decisivamente el perfil político-ideológico y organizativo del Partido Comunista Portugués (PCP) en el período histórico de su vida clandestina entre principios de la década de 1940 y la caída de la dictadura en 1974. Y probablemente más allá.

El primer paso se refiere a la intervención de Álvaro Cunhal en el proceso de “reorganización” / refundación del PCP cuando, en 1942, ascendió a la Secretaría y se convirtió en la figura principal de su dirección clandestina. El segundo está vinculado a la llamada “corrección de la desviación de derecha” desencadenada tras la fuga de Peniche, en enero de 1960, que, en gran medida, determina la urgencia de su arriesgada implementación. El tercero, generalmente subestimado, tiene que ver con la decisión del recién formalizado secretario general del PCP y de la dirección según la cual Álvaro Cunhal y la Comisión Política deben salir del país y establecerse en el exterior, pasando a depender logística y financieramente de los partidos comunistas de la URSS y del bloque soviético, con todo lo que ello implicaba.

La refundación

El proceso de “reorganización” / refundación del PCP, en 1940/42, ha sido objeto de estudio en las obras de José Pacheco Pereira 1 y João Madeira 2y no es necesario detallarlo aquí. Lo que debe entenderse es que este proceso comienza con un propósito y termina con otro. Se inicia bajo el impulso de la Organización Penitenciaria Comunista de Tarrafal, utilizando personal amnistiado de Tarrafal y Angra do Heroísmo, como Júlio Fogaça o Militão Ribeiro, con el objetivo de operar una escisión en un PCP cuya dirección, según la Internacional Comunista (IC), estaba dominada por "provocadores" a sueldo de la policía política. Fue una “limpieza” contra el “grupo provocador” que había permanecido en la dirección del PCP, sin ninguna crítica política o ideológica real a su orientación, con el objetivo de instalar un grupo de confianza de la IC en la dirección del partido. Cunhal es inicialmente marginado en este proceso (incluso por las conexiones que tenía con la dirección atacada) y es llamado a la Secretaría General del PCP en 1942, cuando Fogaça es nuevamente detenido y es necesario encontrar a alguien con la suficiente capacidad intelectual y teórica para reemplazarlo en las tareas de dirección ideológica que realizaba. Cunhal se convierte rápidamente en el líder táctico indiscutible del PCP. Y le dará a la escisión / “reorganización” en curso el carácter de una verdadera redefinición política y organizativa del partido que nos permite hablar no de una simple purga más o menos ordenada por la IC - como pretendían los “reorganizadores” iniciales – sino de un proceso de refundación que pasa por tres fases principales:

- Sumergirse audazmente en el entorno de revuelta generalizada contra los brutales efectos sociales de la “economía de guerra” del régimen, duramente sufridos por las clases trabajadoras y por importantes sectores de empleados y funcionarios de las “clases medias”; impulsar la expectativa de victoria de los aliados que comenzó a surgir a fines de 1942 y el creciente prestigio popular del Ejército Rojo y de la URSS tras Stalingrado; aprovechar este crisol de descontento y esperanza para reconstruir el PCP a escala nacional. El nuevo PCP se separa radicalmente de la vieja dirección que aún existe, pegada a las preocupaciones de la “tranquilidad social” de la embajada británica y que denuncia como “provocaciones trotskistas” el compromiso de los refundadores con la agitación y la lucha de masas 3 .

- Sintomáticamente, Cunhal y sus simpatizantes sitúan la "célula de empresa" como el nuevo eje reorganizador del partido, rompiendo con la tradición organizativa fundada en el lugar de residencia. Al mismo tiempo, promueven, en línea con el VII Congreso de la IC, el ingreso en los sindicatos nacionales, que en 1945 vivirá una de las raras situaciones de éxito en el salazarismo, prontamente reprimido por el aparato empresarial. Con la misma preocupación de volcarse en la lucha popular, disolverán el espacio tribal y sectario de la Federación de Juventudes Comunistas, dando a los jóvenes comunistas tareas unitarias y “de masas” en el campo cultural o en el trabajo unitario de la juventud (este es el caso del MUD Juvenil desde 1945-46).

- Este giro hacia la lucha social antifascista, en el contexto de la guerra que el Eje comenzaba a perder, se acompaña de un cambio significativo en la cultura organizativa: se crea un cuerpo de permanentes profesionales y una infraestructura de casas de apoyo y tipografías clandestinas, obedeciendo rígidas y severas reglas de clandestinidad. Tan rígidas y estereotipadas que se volverán contra la seguridad de la organización, en cuanto la policía las conozca y las revelen las autoridades de todo el país, pero que le han permitido al PCP, incluso en los momentos de reflujo más agudo, mantener la salida de su órgano central sin interrupciones y la continuidad reducida de su acción clandestina. Esta “cultura de la clandestinidad”, sólo realmente implantada con la “reorganización” / refundación, le permite al PCP una capacidad de resistencia, al menos hasta la década de 1970, que hasta la fecha no había mostrado ninguna fuerza política de oposición al régimen.

Estos cambios, según entendemos, tendrán un efecto doble y decisivo sobre el papel del PCP. Por primera vez, lo convirtieron en un partido a escala nacional (en la segunda mitad de la década de 1940, se organizó clandestinamente desde el Miño hasta el Algarve), implantado de forma permanente en el terreno social de la clase obrera y las zonas populares de Lisboa, en el corredor industrial de Vila Franca de Xira, en la ribera sur del Tajo y en las comarcas rurales asalariadas de los “Campos do Sul”. En otras palabras, el PCP se convierte en una fuerza política ineludible en la resistencia antifascista, en los procesos unitarios que se reinician en 1943 4 bajo la hegemonía organizativa de los comunistas (además pacíficamente aceptada hasta los primeros efectos disruptivos de la Guerra Fría, a partir de 1947). ) y, sobre todo, en el proceso de transición a la democracia.

Con la refundación, el PCP pasó de ser un grupo de agitación y propaganda en los años treinta a un partido político de influencia nacional, que, incluso en las condiciones clandestinas en las que operaba, nunca dejaría de serlo.

La "desviación de derecha"

Se sabe que la urgencia de la peligrosa fuga de Forte de Peniche por parte de Álvaro Cunhal y un grupo de dirigentes del partido, sus compañeros de prisión, estuvo determinada, en buena medida, por la necesidad de combatir lo que, en la terminología del PCP, vendría a denominarse la “desviación de derecha”, que prevaleció en la dirección del partido en la segunda mitad de los años cincuenta.

La persistencia en las esferas dirigentes del PCP de una línea política del tipo que volvió a criticar Cunhal en 1960 era un antiguo legado del partido. El seguidismo de las iniciativas políticas y militares del republicanismo radical o del conspirativismo puchista, la hegemonía ideológica republicana y masónica en el ensayo frentista de los años treinta, la difuminación del conflicto de clases para no ahuyentar a los "portugueses honorables", la defensa nacionalista de la herencia colonial o la ignorancia de este tema con el mismo propósito, la prioridad otorgada al legalismo y el pacifismo (o por otra parte, al golpe palaciego) habían marcado a menudo la línea política y táctica del PCP a lo largo de la década de 1930, una época de resistencia marcada por la clara hegemonía política e ideológica del republicanismo regeneracionista, siempre con una fuerte influencia en las filas del PCP.

Estos conceptos vuelven a la superficie como una corriente al final de la guerra, en la coyuntura, corta pero intensa de ilusiones, en una transición milagrosa a la democracia gracias a la victoria aliada. Es la “política de transición” defendida en el II Congreso Ilegal del PCP, en 1946, por algunos de los primeros “reorganizadores”, como Júlio Fogaça o Militão Ribeiro, y combatida con éxito por la dirección cunhalista. Pero, con la detención de Cunhal en 1949; con el celebre II Congreso del Partido Comunista de la URSS (PCUS) y su proclamación, en 1956, de la era de la “coexistencia pacífica” entre los dos sistemas, bajo la influencia de un PC español, intermediario con la Cominform y convertido a la “línea pacífica”para el derrocamiento de Franco; con Júlio Fogaça pontificando nuevamente como ideólogo en la muy débil dirección del PCP y con el régimen viviendo un largo período de calma social bajo el signo de la Guerra Fría, pero dando síntomas crecientes de división interna entre salazaristas ultramontanos y marcelistas; he aquí que las concepciones de la “transición” se transmutan en la “vía pacífica para el derrumbe de Salazar”, frente a la estrategia de “levantamiento nacional”, la línea oficial desde el Primer Congreso Ilegal, en 1943.

Dibujo de Margarida Tengarrinha, donde se puede ver la ruta de escape.

La “corrección de la desviación de derecha” emprendida por Cunhal y sus partidarios tras la fuga, en 1960 y 1961, movilizará al PCP para el ciclo de lucha política y social que Portugal conocerá hasta 1962. Pero la “corrección” tiene una limitación estructural: la mayoría de los “correctores” habían sido los celosos ejecutores de la política de “desviación de derecha”, redimidos tras la debida purificación autocrítica. Superado el impasse inicial, se criticó el “oportunismo de derecha”, el “atentismo”, la sumisión a la burguesía liberal, el pacifismo y lo que había llevado a desperdiciar la gran oportunidad de la agitación delgadista, de 1958-59, se reinstaló formalmente la línea del “levantamiento nacional” y  todo volvió a la rutina habitual. Y cuando, tras las manifestaciones de mayo de 1962, la lucha por las ocho horas de trabajo en el Alentejo y, ese mismo año, tras la crisis universitaria de abril-junio de 1962, se produjo un impasse, el reflujo y el desánimo, las quejas de la izquierda del partido se convirtieron en una teoría crítica a la que daría expresión doctrinal Francisco Martins Rodrigues, miembro del Comité Ejecutivo del Comité Central cercano a Cunhal, hasta la infructuosa escisión orgánica en 1963 y 1964.

Pero esta lucha interna dentro del PCP configura una situación original e importante a medio plazo. Así, aunque hasta principios de la década de 1970 el “levantamiento nacional” fue una retórica totalmente desprovista de sentido práctico, y que lo mismo sucedió con las episódicas declaraciones anticolonialistas iniciadas, bajo la presión del XX Congreso del PCUS, en el III Congreso Ilegal del PCP en 1957, a pesar de que la política de alianzas continuó hasta 1969, en gran medida dependiente de los famosos “advogados da baixa”, el PCP será el único partido comunista pro-soviético en Europa Occidental que teóricamente defienda el uso de la lucha armada. Y cuando, de 1969 a 1970, el partido se encuentre bajo la amenaza de ser superado por la iniciativa de las organizaciones armadas no comunistas o por las luchas anticolonialistas convertidas en el eje central de la intervención de la izquierda radical, el PCP, más a la defensiva que a la ofensiva, sabe poner en marcha la Acción Armada Revolucionaria (ARA) y realmente inicia su lucha anticolonial, aunque en el marco de una orientación ideológica diferente tanto del anticolonialismo católico como, sobre todo, de la lucha anticolonial de la izquierda radical o maoísta. Llegaba tarde, había perdido terreno, habría ambigüedades, pero podía soportar la presión de su izquierda.

Por lo tanto, el PCP encuentra para sí mismo, tanto interna como internacionalmente, una posición relativamente única: se mantuvo ortodoxamente fiel a la dirección del PCUS en la internacional informal pro-soviética, sin aceptar verdaderamente las consecuencias internas de la “coexistencia pacífica” en la lucha contra el régimen salazarista. Si queremos, rechazando el legalismo pacifista como doctrina que, a la larga, llevaría a rendirse en la sopa socialdemócrata en la que grandes partidos como el PC francés, italiano o español auto-liquidarían su identidad y organización. Es decir, consolida internamente un espacio político de implantación entre el rechazo al reformismo y el ataque al “radicalismo pequeñoburgués con fachada socialista”. Una especie de centrismo de izquierda, con capacidad de adaptación en ambos sentidos según las circunstancias; un nacional-comunismo, fiel a las tradiciones republicanas que concilian sin grandes contradicciones con una fidelidad inmaculada a la ortodoxia del PCUS y sus prioridades estratégicas. Pero esta posición peculiar, esta especie de "izquierda"  en el campo pro-soviético, entre el rechazo a la socialdemocracia y el "izquierdismo", sería el seguro de vida del PCP para los tiempos convulsos de la implosión de la URSS y la caída del Muro. Un aprendiz que siempre había tenido una vida propia además de la de hechicero.

La salida desde el interior

Hay que decir que, entre 1941 y 1961, el partido refundado por los “reorganizadores”, siempre buscando cumplir con celo lo que parecía ser la orientación de la IC y, más tarde, de la Cominform, decidiría por su cuenta lo esencial de su camino político e ideológico, dado el corte efectuado con la Comintern desde la disolución de la Sección portuguesa en 1938, que naturalmente se vio agravado por la Segunda Guerra Mundial. Júlio Fogaça había intentado, sin éxito, retomar contactos a través de Estados Unidos y del escritor José Rodrigues Miguéis, al inicio de la “reorganización”. Lo cierto es que, entre 1940 y 1948, todo sucede al margen del IC y su sucedáneo, la Cominform. Ese año, como se sabe, Álvaro Cunhal viaja clandestinamente a la URSS, donde retoma y normaliza las relaciones del PCP con el PCUS y las estructuras de la Cominform.

Foto de digitarq.arquivos.pt - Torre do Tombo ( PT / TT / PIDE / E / 010/38/7550)

Al parecer, la detención de Cunhal pocos meses después de su regreso en marzo de 1949, socava el vínculo que, sin embargo, creía haber restablecido. Pero lo mismo ocurre con toda la dirección en el interior, fuertemente acosada por la policía desde finales de 1949, y el contacto se hace a menudo a través de la intermediación del PC español. El PCP, a pesar del "acompañamiento" más estrecho del PCUS, sigue siendo, a lo largo de la década de 1950, una entidad relativamente periférica y subordinada en lo orgánico a la Cominform.

La fuga de Cunhal cambia radicalmente los datos de esta situación. El largo encarcelamiento del secretario general del PCP (desde 1961), su espectacular fuga de Peniche, el prestigio que adquirirá internacionalmente, el hecho de que defendiera, como hemos visto, una singular posición “revolucionaria” en el abanico de los partidos comunistas de Europa Occidental, harán de Cunhal un cuadro muy apreciado por el PCUS en la disputa con el PC chino, que comenzaba a dividir públicamente al movimiento comunista internacional. La presión para trasladar al Secretario General, a la Comisión Política y a parte de la logística central del PCP al extranjero, a saber, a Europa del Este y la URSS, en nombre de la seguridad de Cunhal y la defensa del partido, se siente inmediatamente después de la fuga de Peniche, tanto más cuando la organización fue golpeada por serios ataques policiales en 1961 y el cerco parece cerrarse alrededor de Cunhal. Además, está claro que tal decisión significó la adquisición de un apoyo logístico y financiero para el PCP sin precedentes en su historia.

Cunhal, parte de la dirección y varios cuadros aceptan salir del país en 1961. Por primera vez en su historia, la dirección política central del PCP se instala en el exterior, lo que cambiará significativamente el peso del exilio en toda la actividad política de oposición al régimen salazarista. El PCP, a pesar de la posición particular que ocupa en el movimiento comunista internacional, o por eso mismo, rompe con su vieja tradición de autonomía relativa y se convierte en uno de los más fervientes defensores de la ortodoxia pro-soviética. Ya en 1963, adoptó públicamente una postura crítica con el PC chino y, en 1968, sería el primer partido de Europa occidental en apoyar la invasión de Checoslovaquia por las tropas del Pacto de Varsovia. Cunhal se convierte en un cuadro con responsabilidad internacional dentro del movimiento comunista pro- soviético, como se verá en el proceso de liquidación de la “Primavera de Praga”.

A cambio, había obtenido, de París a Moscú, la más sólida retaguardia logística, propagandística, de formación y entrenamiento de cuadros, de financiación, de repliegue y de seguridad de comunicaciones y desplazamientos de la que nunca dispuso otra organización antifascista en Portugal hasta el derrocamiento de la dictadura. El PCP quedaría definitivamente preso de ese apoyo. Hasta el día de hoy, nunca ha podido repensarlo críticamente.

Tres opciones, tres caminos definidos en distintas circunstancias y épocas históricas por direcciones partidistas que tienen en común haber sido lideradas por Álvaro Cunhal y que marcaron, tanto interna como internacionalmente, cuál sería el perfil político e ideológico del PCP tras la Segunda Guerra Mundial, durante la clandestinidad, pero también más allá.

Notas:

(1) José Pacheco Pereira, Álvaro Cunhal. Uma biografia política - “Daniel”, o jovem revolucionário (1913-1941), vol. 1, Lisboa, Temas e Debates, 1999; Álvaro Cunhal. Uma biografia política - “Duarte”, o dirigente clandestino (1941-1949), vol. 2, Lisboa, Temas e Debates, 2001; Álvaro Cunhal. Uma biografia política - O prisioneiro (1949-1960), vol. 3, Lisboa, Temas e Debates, 2005.

(2) João Madeira, “El Partido Comunista Portugués y la Guerra Fría: 'sectarismo', 'desviación de derecha', 'Hacia la victoria' (1949-1965)”, Tesis doctoral en Historia Institucional y Política Contemporánea por la FCSH-UNL, 2011.

(3) Todavía sorprendido por las huelgas en las grandes empresas de Lisboa en el otoño de 1942, el PCP apareció, en 1943, ya convocando y dirigiendo el movimiento de huelga de julio y agosto de ese año en Lisboa, en la Margen Sur y en São João da Madeira. Sucederá lo mismo, pero en una coyuntura a la baja, en las huelgas del 8 y 9 de mayo de 1944, en todo el corredor industrial de Vila Franca de Xira.

(4) En diciembre de 1943, por iniciativa del PCP, se fundó el Movimiento de Unidad Nacional Antifascista (MUNAF), que aglutina a todas las fuerzas políticas y corrientes de oposición al régimen de Salazar.

Dirigente del Bloque de Izquierdas portugués, historiador y profesor universitario. Artículo publicado originalmente en el libro Álvaro Cunhal: Política, História e Estética, coordinados por José Neves y editado en 2013 por Tinta da China.
Fuente:
https://www.esquerda.net/artigo/os-tres-caminhos-de-alvaro-cunhal-notas-breves-sobre-historia-do-pcp/73406
Traducción:
G. Buster