La crisis multinivel de Puerto Rico

Rafael Bernabe

25/04/2021

Las recientes elecciones en Puerto Rico produjeron algunos resultados sorprendentes: tanto un aumento del voto a favor de las fuerzas progresistas, incluidas las independentistas, como un plebiscito sobre el estatus que ha sido aclamado como un "mandato" para la estadidad. Para interpretar estos resultados, lo mejor es empezar con una visión general del pasado reciente de Puerto Rico.

La situación actual de Puerto Rico puede describirse como una crisis de varios niveles. Sus características principales son los problemas crónicos derivados de la naturaleza colonial y dependiente de su economía; la crisis de esa economía colonial desde 2006; la crisis de la deuda, reconocida oficialmente en 2015, resultado de la respuesta del gobierno a esa crisis; y las políticas impuestas por la Junta Federal de Supervisión y Administración desde 2017.

A esto hay que sumarle el impacto catastrófico del huracán María en 2017, una serie de terremotos y la pandemia del COVID-19 en 2020 y la inadecuada respuesta gubernamental a estos desastres.

 

Una economía colonial

Puerto Rico se convirtió en una colonia de los Estados Unidos en 1898, como resultado de la Guerra Hispano-Americana. Desde entonces, Puerto Rico ha cargado con una economía típicamente colonial y dependiente. Sus principales sectores productivos han sido controlados por el capital estadounidense y su mercado inundado por las importaciones de Estados Unidos. Su economía ha pasado de una forma de sobreespecialización a otra, desde la industria azucarera antes de la Segunda Guerra Mundial, a la manufactura ligera durante el auge de la posguerra y a las operaciones intensivas en capital (como las farmacéuticas) desde mediados de la década de 1970.

El control externo ha hecho que una parte considerable de los beneficios generados en la isla no se reinvierta en ella. En ningún momento esta economía colonial ha generado suficientes puestos de trabajo para la mano de obra insular: el desempleo y el subempleo masivos (registrados como altas tasas de desempleo y bajas tasas de participación laboral) han sido una característica de la sociedad puertorriqueña incluso durante los períodos de rápida expansión económica, como el boom de la posguerra.

El desempleo masivo tiende a deprimir los salarios, que han seguido siendo los más bajos de cualquier jurisdicción estadounidense, incluso después de la extensión del salario mínimo federal a Puerto Rico a finales de la década de 1970. Al final del boom de la posguerra -hace medio siglo- su renta per cápita había alcanzado la mitad de la del estado más pobre (Misisipi). Desde entonces se mantiene en esa posición relativa.

Más del 45% de la población, y más del 55% de los niños, viven por debajo del umbral oficial de pobreza. Esto hace que una gran parte de los habitantes de Puerto Rico puedan acogerse a los programas de asistencia social financiados por el gobierno federal, que compensan (inadecuadamente) los fallos de la disfuncional economía colonial.

La falta de empleo y la pobreza también han impulsado a los puertorriqueños a emigrar a Estados Unidos, donde, como ciudadanos estadounidenses, pueden entrar sin restricciones legales[1].

 

La larga depresión de Puerto Rico

A pesar de sus límites coloniales, el crecimiento económico de la posguerra, y de forma menos espectacular en la década de 1990, se tradujo en un progreso palpable en el nivel de vida de la mayoría de los puertorriqueños: la salud, la educación, las condiciones de la vivienda, el acceso al agua potable y la electricidad mejoraron considerablemente. Los salarios en el sector manufacturero y en muchas operaciones de servicios aumentaron, en comparación con los escasos niveles del anteriormente dominante sector agrícola.

Estas mejoras han quedado muy lejos: a partir de 2006, Puerto Rico entró en una crisis que continúa hasta hoy. La economía no ha crecido en los últimos 15 años. Alrededor del 20% de los empleos que existían en 2006 han desaparecido. Más de la mitad de los cerca de 180.000 empleos manufactureros mejor pagados que existían a mediados de la década de 1990 también han desaparecido.

La migración se ha acelerado desde 2010. La población de Puerto Rico ha caído de cerca de 3,8 millones a un estimado de 3,1 millones en la actualidad (algunas estimaciones son más bajas). Esto afecta a todos los sectores de su clase trabajadora, pero los jóvenes en particular tienen pocas esperanzas de seguridad económica, por no hablar de una aplicación significativa y satisfactoria de sus talentos y habilidades.

Las causas de esta larga depresión son variadas. En pocas palabras, la política económica oficial de Puerto Rico se ha centrado en tres elementos: una política de exención de impuestos que permitía al capital estadounidense operar en un entorno casi libre de impuestos; salarios bajos, en comparación con los de Estados Unidos; y un acceso sin obstáculos al mercado estadounidense.

A partir de 1996, el Congreso inició una eliminación gradual de diez años de la exención fiscal federal para las empresas estadounidenses que operaban en Puerto Rico. Esta exención nunca había generado un progreso económico adecuado para la isla, como hemos visto, pero el Congreso sustituyó un incentivo defectuoso por nada.

Al mismo tiempo, las políticas de libre comercio en las Américas y a nivel mundial concedieron a las zonas de bajos salarios un acceso más libre al mercado estadounidense, reduciendo las ventajas de Puerto Rico en este sentido. La larga recesión de 2008 supuso otro golpe del que la economía colonial de Puerto Rico nunca se ha recuperado.

 

Crisis de la deuda, austeridad y PROMESA

A medida que la economía de Puerto Rico se estancó y se contrajo, los ingresos del gobierno cayeron. Las sucesivas administraciones respondieron con ligeras revisiones de las políticas del impuesto de sociedades y, sobre todo, con un aumento del endeudamiento y políticas de austeridad. A partir de 2006, estas medidas se combinaron -por ejemplo, mediante la emisión de la nueva deuda conocida como COFINA- para ser pagadas con el aumento de los impuestos sobre las ventas.

A esto le siguió la Ley #7 en 2009, que llevó al despido masivo de más de 20.000 empleados públicos. En 2014, la Ley nº 66 recortó las prestaciones, los derechos laborales y la negociación colectiva en el sector público. Esto se combinó con la reducción del empleo público a través del desgaste, y el aumento del coste de los servicios (tasas y matrículas en la Universidad de Puerto Rico, por ejemplo), entre otras medidas.

Pero el endeudamiento también creció a un ritmo acelerado: la deuda pública se expandió un 64%, pasando de 43.000 a 73.000 millones de dólares entre 2006 y 2014. Con una economía en contracción y el estancamiento de los ingresos públicos, combinados con el rápido crecimiento de la carga de la deuda, por muy duras que fueran las políticas de austeridad, era sólo cuestión de tiempo que el gobierno de Puerto Rico dejara de pagar su deuda.

A finales de junio de 2015, el gobernador Alejandro García Padilla reconoció oficialmente que la deuda pública de Puerto Rico era, como él mismo dijo, "impagable" y tendría que ser renegociada. Para agravar la crisis económica, social y de deuda de Puerto Rico, en septiembre de 2017 la Isla fue azotada por el huracán María, que causó la muerte de más de 4.000 personas y daños materiales estimados en 80.000 millones de dólares.

A esto le siguieron una serie de terremotos a principios de 2020, que inutilizaron importantes instalaciones (incluida una importante central termoeléctrica) y dejaron a muchos sin hogar. A su vez, le siguió la pandemia COVID-19, que paralizó la mayor parte de la economía de Puerto Rico durante varios meses.

Ya a finales de 2016, tras el impago de Puerto Rico y reconociendo que parte de la deuda tendría que ser renegociada, el Congreso aprobó la Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA), que creó la Junta Federal de Supervisión y Administración, más conocida en la Isla como la Junta de Control, o la Junta, para abreviar.

Aunque reconocía que parte de la deuda de Puerto Rico no se pagaría ni podría pagarse, se propuso asegurar que se pagara la mayor cantidad posible, a costa de mayores sacrificios del pueblo puertorriqueño. Para ello la Junta supervisa la adopción y revisión de los planes fiscales quinquenales del gobierno de Puerto Rico y sus presupuestos anuales para asegurarse de que se ajustan a los objetivos fijados por el plan fiscal. Cabe señalar que PROMESA no proporciona fondos para la reconstrucción económica de Puerto Rico.

Para formular sus políticas presupuestarias, la Junta contrató a la empresa Mckinsey and Company, una consultora mundial conocida por sus despiadadas políticas antilaborales.

El diagnóstico de la Junta sobre los problemas de Puerto Rico puede resumirse brevemente: la crisis de la deuda se atribuye al "gran gobierno", y se culpa al exceso de regulación y de derechos laborales del estancamiento económico. Este dogma neoliberal conduce a las recetas habituales de recortes en el gasto público, privatización y ataques a los derechos y beneficios laborales.

Incluso los economistas de la corriente principal han señalado que estas políticas son socialmente destructivas y contraproducentes, ya que tienen lo que describen como un impacto deflacionario, es decir, prolongan la crisis económica actual.

Un estudio realizado por Joseph E. Stiglitz y dos asociados concluyó que la deuda de Puerto Rico debía reducirse en un 80%, si la Isla quería pagar sus servicios esenciales y adoptar medidas para reactivar su economía. Esa cifra seguramente aumentó como consecuencia del impacto del huracán María, los terremotos y la pandemia del COVID-19.

Una parte considerable de la deuda de Puerto Rico ha sido comprada con grandes descuentos por fondos de cobertura y buitres, que ahora buscan el pago a su valor nominal, lo que les aseguraría ganancias extraordinarias.

También existe una amplia base para sospechar que una parte considerable de la deuda de Puerto Rico es inconstitucional o ilegal, lo que ha alimentado la demanda formulada por organizaciones sindicales y de otro tipo de que no se alcancen acuerdos ni se realicen pagos hasta que la deuda haya sido completamente auditada[2].(2)

Sin embargo, las negociaciones con los acreedores de Puerto Rico, llevadas a cabo por la Junta en nombre de Puerto Rico bajo el Título III de PROMESA, dieron como resultado un acuerdo muy favorable para los acreedores de COFINA. El acuerdo con los tenedores de la deuda de obligación general (GOs) que se está discutiendo en el momento de escribir este artículo tampoco reduce la deuda a un nivel sostenible, al tiempo que impone nuevos sacrificios al pueblo puertorriqueño.

Presentado como un medio para liberar a Puerto Rico de PROMESA y de la Junta, el acuerdo probablemente resultará en una nueva quiebra cuando se demuestre que es inviable. Puerto Rico se enfrenta a una elección nefasta entre el acuerdo favorecido por la Junta y los términos aún peores favorecidos por algunos tenedores de bonos y algunos de los recientes nombramientos de Trump en la Junta.

El debate y la lucha por este acuerdo, que debería ser rechazado, será un tema importante dentro y fuera de la legislatura en los primeros meses de 2021.

 

Resistencia fragmentada y discontinua

La austeridad y las políticas de la Junta no han quedado sin respuesta. Sin embargo, por desgracia, la resistencia ha sido fragmentada y esporádica.

La aprobación de la Ley nº 7 en 2009 provocó amplias movilizaciones y una huelga general de un día (paro general o paro nacional) de empleados públicos en su mayoría. Sin embargo, la lucha fue liderada por dos coaliciones rivales (vinculadas a diferentes sectores del movimiento obrero), una división que dificultó la acción efectiva y contribuyó al colapso del movimiento tras el paro general de octubre de 2009.

La Ley #66 de 2014 también generó una fuerte resistencia, sobre todo por parte de los sindicatos de las empresas públicas. (Las corporaciones públicas son entidades propiedad del gobierno que tienen autonomía financiera y emiten su propia deuda).

El movimiento no logró revertir la Ley #66, ya que el gobierno logró presentar falsamente a los sindicatos como defensores de sus "privilegios." La falta de un frente unido que aglutine a las organizaciones sindicales, sociales y comunitarias volvió a debilitar la resistencia de una parte de la clase trabajadora.

Los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico han estado a la vanguardia de la lucha contra las medidas de austeridad impuestas por la Junta y la colaboración de los administradores universitarios (a través de la subida de las matrículas, por ejemplo). Una prolongada huelga estudiantil en 2010 consiguió un considerable apoyo más allá de la universidad. Pero otros paros y huelgas en 2017 y años posteriores no lograron generar el mismo grado de apoyo.

Mientras tanto, grupos grandes y pequeños mantuvieron la lucha en torno a otras cuestiones, como los derechos de las mujeres, las luchas medioambientales, la demanda de una auditoría de la deuda de Puerto Rico y la necesidad de atender las necesidades de los afectados por el huracán María y los terremotos y la pandemia.  Por muy vitales que hayan sido estas iniciativas, fueron acciones separadas y dispersas: no surgió ningún organismo de coordinación o programa común que las aglutinara como partes de un amplio frente unido.

Luego, en julio de 2019, Puerto Rico fue azotado por un huracán diferente. En una semana trascendental, la ex secretaria de Educación Julia Keleher, que había presidido el cierre de cientos de escuelas, fue arrestada por el FBI y acusada de cargos de corrupción. Al mismo tiempo, se hicieron públicas largas porciones de un vergonzoso chat de Telegram entre el gobernador Ricardo Rosselló y su círculo íntimo.

La conversación estaba llena de comentarios sexistas y homófobos. Incluía viles ataques a opositores políticos y periodistas, e incluso referencias jocosas a los cadáveres de quienes murieron a causa del huracán María o sus secuelas. La indignación se extendió por toda la isla y pronto desembocó en protestas que exigían la dimisión de Rosselló.

 

El verano de 2019: explosión social

En pocos días, los piquetes pasaron de una docena, a cientos y luego a miles de participantes. El 15 de julio cerca de 30.000 se manifestaron en el Viejo San Juan. Las protestas diarias y nocturnas a menudo concluían en enfrentamientos con la Policía, que regularmente despejaba las calles con el uso masivo de gases lacrimógenos.

El 17 de julio más de 200.000 personas se manifestaron exigiendo la dimisión de Rosselló. Protestas de todo tipo (marchas, piquetes, vigilias, cortes de carretera, etc.) se extendieron por toda la isla. El 22 de julio, más de 500.000 personas llenaron la carretera más ancha de Puerto Rico, la mayor concentración de cualquier tipo en la historia de Puerto Rico.

Cerca de la medianoche del 24 de julio, el gobernador Rosselló anunció que renunciaría a su cargo a partir del 2 de agosto. Fue una victoria popular estimulante y vigorizante, verdaderamente inolvidable para quienes la vivieron. Por primera vez en la historia de Puerto Rico, bajo el colonialismo español o estadounidense, un gobernante había sido destituido mediante la movilización de masas.

El estallido social del verano de 2019 no puede atribuirse únicamente a la detención de Keleher o a la reacción al infame chat de Telegram, por ofensivo que fuera. Fue más bien una expresión concentrada de la ira y la frustración acumuladas a lo largo de una década de crisis económica ininterrumpida, políticas de austeridad y la incapacidad de los políticos, a menudo corruptos, de ofrecer alternativas.

Algunos han descrito estos extraordinarios acontecimientos como una insurgencia "espontánea", mientras que otros argumentan que indican cómo las formas tradicionales de organización, como los sindicatos o los partidos políticos, están ya obsoletas. Esto es erróneo en dos aspectos.

El camino hacia el Paro de 2019 fue preparado por decenas de iniciativas deliberadas de todo tipo de organizaciones activistas: grupos feministas, campañas ecologistas, organizaciones estudiantiles, sindicatos, coaliciones LGBTQ, colectivos opuestos a las políticas de la Junta, organizaciones socialistas y muchos otros.

La gente sabía lo que era un paro y su funcionamiento, pero no de forma espontánea, sino gracias a muchas luchas e iniciativas anteriores. La rapidez con la que la convocatoria de un paro de un día se extendió a través de las redes sociales, y fue abrazada de la noche a la mañana por cientos de miles de personas, sólo puede explicarse por el hecho de que años de acciones laborales y estudiantiles habían familiarizado al público con la noción y la práctica de los paros, que podían así entender fácilmente como una táctica apropiada para la lucha por la dimisión de Rosselló.

Asimismo, lejos de ser superfluos, los sindicatos aportaron gran parte del material y el personal necesarios para llevar a cabo las mayores movilizaciones. No se puede reunir a varios cientos de miles de personas sin desplegar camiones de sonido, guías de ruta, vehículos para la prensa, baños portátiles, equipos de primeros auxilios y plataformas de oradores, la mayoría de los cuales fueron provistos por los sindicatos[3].(3)

Por muy grandioso que fuera el verano de 2019, sus secuelas estuvieron marcadas por el problema de la fragmentación. Quienes deseen aprovechar esa experiencia tienen ahora el reto de crear algún tipo de órgano de coordinación amplio, capaz de atraer a organizaciones sindicales, feministas, estudiantiles y ecologistas, y capaz de adoptar un conjunto de reivindicaciones o un programa compartido.

 

El terreno electoral y las batallas que se avecinan

El descontento que estalló en el verano de 2019 tuvo sin duda un impacto en los resultados electorales de 2020. Rosselló en 2016 había ganado la gobernación con el 42% de los votos. Cerca del 20% de los que votaron apoyaron a fuerzas distintas a los dos partidos políticos históricamente dominantes, el Partido Popular Democrático (PPD) y el Partido Nuevo Progresista (PNP).

Entre esas nuevas fuerzas estaban la candidata independiente a la gobernación Alexandra Lúgaro, que obtuvo el 11% de los votos emitidos, y el Partido del Pueblo Trabajador, que también había participado en las elecciones de 2012.

A principios de 2019, en vísperas del verano de 2019, un grupo liderado por el diputado Manuel Natal, que había abandonado el PPD, la candidata independiente Alexandra Lúgaro, el Partido del Pueblo Trabajador y activistas laborales, feministas y LGBTQ se unieron para crear el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC).

El MVC adoptó un claro programa antineoliberal, comprometido con la defensa de los trabajadores, las mujeres y el medio ambiente y la oposición a las políticas de PROMESA impuestas por la Junta. Pedía el fin de la relación colonial existente, pero estaba abierto a la participación de partidarios de diferentes opciones de estatus, incluyendo la independencia, la estadidad o alguna forma de libre asociación soberana.

En las elecciones de 2020 participaron cinco partidos: el PNP y el PPD, el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), el MVC y el nuevo partido religioso-fundamentalista de derechas Proyecto Dignidad. En las últimas cuatro elecciones, el PIP había obtenido menos del 3% de los votos.

Las elecciones de noviembre de 2020 registraron una nueva reducción del apoyo a los partidos tradicionalmente dominantes. El candidato del PNP, Pedro Pierluisi, ganó la gobernación con apenas el 33,24% de los votos. El PPD, cuyo candidato a gobernador recibió el 31,75% de los votos, obtuvo mayorías tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes. Pero el hecho más destacado de las elecciones fue el resultado alentador para las fuerzas más progresistas, el PIP y el MVC.

Los candidatos a gobernador del MVC y del PIP obtuvieron un 14% de los votos cada uno. Ningún candidato independentista había recibido una proporción de votos comparable desde los años 50. El MVC eligió a cuatro legisladores (dos diputados y dos senadores), algo que tampoco había conseguido ningún "tercer partido" desde los años 50. El PIP eligió un senador y un representante.

La delegación del MVC está compuesta por la feminista afro-puertorriqueña y activista LGBTQ Ana Irma Rivera Lassén, la activista social y abogada de derechos civiles Mariana Nogales, el joven abogado José Bernardo Márquez y el autor de este artículo. Las elecciones se vieron empañadas por un número sin precedentes de irregularidades por las que el MVC se vio privado de dos victorias adicionales: la elección de un quinto legislador y del alcalde de San Juan[4].

Los legisladores del MVC y del PIP están ahora en mejor posición para introducir legislación para auditar la deuda de Puerto Rico, bloquear las políticas de la Junta, rechazar el acuerdo propuesto con los tenedores de la deuda de Puerto Rico, restaurar los derechos laborales, revertir las medidas de privatización y fortalecer los derechos de las mujeres, entre otros objetivos.

La mayoría de estas medidas, sin embargo, tienen pocas posibilidades de ser aprobadas si no cuentan con el apoyo de importantes movilizaciones fuera de la legislatura. Esta es la principal tarea que se plantea para los próximos meses: conectar las iniciativas legislativas con un activismo intensificado y, esperemos, mejor coordinado de los movimientos sindicales, de mujeres, de estudiantes, de pensionistas, medioambientales, LGBTQ y otros.

 

¿Un mandato para la estadidad?

La "cuestión del estatus" está en el centro de la política de Puerto Rico. ¿Debe Puerto Rico convertirse en un estado de Estados Unidos, en una república independiente o en una república (o entidad soberana) asociada a Estados Unidos? Esas son las opciones que se debaten incesantemente como alternativas al actual estatus colonial.

Las elecciones de noviembre de 2020 incluyeron un referéndum sobre esta cuestión, que algunos han saludado como un "mandato" a favor de la estadidad que las personas y fuerzas liberales y progresistas de Estados Unidos deberían abrazar.

La pregunta planteada en el plebiscito era básicamente "estadidad, sí o no". El referéndum fue promulgado por la mayoría legislativa del PNP favorable a la estadidad, contra la oposición del PPD y el PIP. De hecho, el objetivo del PNP era obtener un mandato claro a favor de la estadidad.

El resultado del referéndum fue de un 52,52% a favor y un 47,48% en contra de la estadidad (una diferencia de 63.000 de 1.248.176 votos emitidos). Esto no puede describirse como un respaldo decisivo a la estadidad. En todo caso, refleja una opinión bastante dividida sobre esta cuestión.

Dicho de otro modo, en el referéndum cerca del 48% de los votantes se opusieron a la estadidad. Esto es aún más notable si se tiene en cuenta que los partidarios del "Sí" contaron con una amplia financiación, lo que les permitió, por ejemplo, realizar hábiles anuncios televisivos, mientras que la campaña del "No" contó con muchos menos recursos.

Dado que la participación de los votantes en 2020 fue del 54,72%, el voto del estado representa el 27,8% de los votantes registrados. Como se indicó, esta fue también la elección en la que el voto para el candidato del PIP a la gobernación saltó de 2.13% a 14%.

Por lo tanto, aunque la estadidad cuenta con un apoyo significativo en Puerto Rico, no existe un mandato y la cuestión está lejos de estar resuelta.

 

La estadidad y los progresistas estadounidenses

A primera vista, el apoyo a la estadidad para Puerto Rico puede parecer una posición lógica para los progresistas estadounidenses. Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses, la legislación federal y las decisiones presidenciales se aplican a ellos, pero no tienen representantes con derecho a voto en el Congreso y no pueden votar en las elecciones presidenciales. La estadidad sería, pues, una forma de hacer justicia a esta comunidad privada de derechos.

El problema de este razonamiento es que ignora el hecho de que para escapar de su actual estatus colonial Puerto Rico tiene al menos otras dos alternativas además de la estadidad, a saber, la independencia y alguna forma de libre asociación soberana con Estados Unidos. ¿Quién debe decidir entonces qué camino debe tomar Puerto Rico?

La única respuesta democrática es que eso es algo que debe decidir el pueblo puertorriqueño. Por lo tanto, los progresistas estadounidenses deberían exigir, no la estadidad, sino un proceso justo de autodeterminación para Puerto Rico[5].

Una defensa más elaborada de la estadidad como objetivo progresista señala que el estatus colonial de Puerto Rico fue habilitado por la doctrina de no incorporación formulada por el Tribunal Supremo de EE.UU. a principios del siglo XX.

En una serie de decisiones conocidas como los Casos Insulares, la doctrina estableció que los Estados Unidos podían controlar territorios que eran posesiones, pero no parte de los Estados Unidos. A diferencia de otros territorios estadounidenses pasados o entonces existentes, éstos eran territorios no incorporados.

Esta política de no incorporación fue adoptada básicamente por el mismo Tribunal Supremo que unos años antes adoptó la infame doctrina de "separados pero iguales" en el caso Plessy v. Ferguson, validando así la segregación racial en el sur de Estados Unidos. Aunque Plessy v. Ferguson fue revocado en 1954 y la segregación oficial fue finalmente desmantelada, los Casos Insulares siguen en los libros y la relación colonial que permitieron sigue vigente.

A partir de este inobjetable relato histórico de los vínculos y paralelismos entre la segregación racial y el colonialismo, algunos concluyen que el Tribunal Supremo de Estados Unidos debería revocar la doctrina de la no incorporación. Esto presumiblemente redefiniría a Puerto Rico no como una posesión sino como parte de los Estados Unidos, y por lo tanto como un futuro estado.

Pero esto significaría que el futuro de Puerto Rico lo determinaría el Tribunal Supremo de los Estados Unidos y no el pueblo puertorriqueño. En otras palabras, del hecho innegable de que la segregación racial y el colonialismo estuvieron vinculados históricamente, no se deduce que la solución del problema colonial pueda importarse a rajatabla del desmantelamiento de la segregación.

A pesar de algunos problemas, un proyecto de ley presentado recientemente por las representantes Alexandria Ocasio-Cortez y Nydia Velázquez es un paso en la dirección correcta. En lugar de buscar la estadidad, el proyecto de ley prevé la elección de una Asamblea de Estatus que, en colaboración con una comisión designada por el Congreso, elaboraría opciones de estatus no colonial para Puerto Rico.

Una de estas opciones se presentaría entonces al pueblo puertorriqueño en un plebiscito. Si recibe un apoyo mayoritario, podría ser promulgada por el Congreso. Como puede apreciarse, esto deja la decisión final en manos del Congreso y puede hacer que los puertorriqueños voten inútilmente por una opción que el primero no está dispuesto a promulgar.

Esto podría remediarse si el proyecto de ley, en cambio, ordenara que, tras la consulta entre la Asamblea del Status y la comisión del Congreso, el Congreso adoptara una legislación que enunciara las opciones que está dispuesto a promulgar. El pueblo puertorriqueño votaría para elegir entre esas opciones[6].

 

Votar No

Pero aun abrazando la demanda de autodeterminación para Puerto Rico, los progresistas estadounidenses tienen derecho a preguntarse por qué algunos de nosotros nos oponemos a la estadidad y votamos en contra el 3 de noviembre.

El apoyo a la estadidad en Puerto Rico se basa en el cálculo de que el nivel de vida en Estados Unidos es significativamente más alto que las condiciones de vida en Puerto Rico. De ahí se extrae la conclusión de que hacer de Puerto Rico un estado igualaría a Puerto Rico con los Estados Unidos.

Pero hay un fallo evidente en este argumento. La estadidad perpetuaría las condiciones que han perpetuado su economía colonial dependiente, con todos sus límites y consecuencias.

La estadidad implica el libre flujo de bienes, dinero y capital entre Puerto Rico y Estados Unidos, pero estas son las condiciones en las que Puerto Rico ha evolucionado durante los últimos 120 años. No han conducido a una nivelación de Puerto Rico con su metrópoli, ni a una evolución mínimamente coherente o equilibrada de su economía.

Es cierto que la estadidad debería conducir a una mayor afluencia de fondos federales. Pero Puerto Rico ya recibe una cantidad importante de fondos federales. Estos compensan los límites de su economía colonial. Un aumento de los fondos significaría una mayor compensación, pero las condiciones que hacen necesaria esa compensación seguirían vigentes.

Lo que mejor se ajusta a las necesidades del pueblo puertorriqueño sería su organización política como república independiente, capaz de determinar las políticas económicas y sociales que mejor se adapten a un desarrollo socialmente justo y ecológicamente sano, en colaboración con otros pueblos, y en particular, en colaboración con el pueblo de Estados Unidos.

Los progresistas estadounidenses deben luchar por ese resultado, mientras que los partidarios de la independencia de Puerto Rico no pueden ser indiferentes a las luchas progresistas en Estados Unidos.

La lucha por el derecho de Puerto Rico a la autodeterminación, por la independencia en condiciones justas y adecuadas para su pueblo, y la lucha por el cambio social y la justicia en los Estados Unidos, son luchas convergentes que deben ser abrazadas conjuntamente por los progresistas de los Estados Unidos y de Puerto Rico, incluyendo por supuesto a los puertorriqueños en los Estados Unidos.



[1] Para más información sobre Puerto Rico bajo el dominio de Estados Unidos, véase César J. Ayala y Rafael Bernabe, Puerto Rico in the American Century: A History Since 1898 (University of North Carolina Press, 2006).

[2] Para más antecedentes sobre la crisis económica y de la deuda de Puerto Rico, véase Rafael Bernabé, "Puerto Rico: Reconstrucción económica, cancelación de la deuda y autodeterminación", Revista Socialista Internacional, 111, invierno 2018-19.

[3] Para un relato más detallado del verano de 2019 y los debates posteriores, véase Rafael Bernabé, "El verano puertorriqueño", Nueva Política, XVII: 4 (invierno de 2020). https://newpol.org/issue_post/the-puerto-rican-summer/

[4] Para más información sobre los resultados de las elecciones, véase Jorge Lefevre Tavárez, "Una reflexión sobre las elecciones en Puerto Rico”, Democratic Left, 7 de noviembre de 2020. https://www.dsausa.org/democratic-left/a-reflection-on-the-puerto-rican-...

[5] Para más consideraciones al respecto véase Rafael Bernabe y Manuel Rodríguez-Banchs, "Solidaridad sin borrado: Responding to Trump on Puerto Rico", Counterpunch, 9 de abril de 2019. https://www.counterpunch.org/2019/04/09/solidarity-without-erasure-respo... y "Open Letter to the NAACP on Puerto Rico", 10 de julio de 2018, publicado en varios sitios web, entre ellos https://solidarity-us.org/puerto_rico_naacp/

[6] Para una discusión más detallada de este proyecto de ley, véase Rafael Bernabé, "Sobre el proyecto de ley para una 'Ley de Autodeterminación de Puerto Rico de 2020' de las representantes Alexandria Ocasio-Cortez y Nydia Velázquez" https://rafaelbernabe.org/proyectoacs/

 

profesor de historia y literatura en la Universidad de Puerto Rico y portavoz del Partido del Pueblo Trabajador de Puerto Rico
Fuente:
https://againstthecurrent.org/atc211/puerto-ricos-multi-layered-crisis/#R3
Traducción:
Iovana Naddim