El entierro del príncipe Felipe

Ash Sarkar

25/04/2021

Felipe de Edimburgo, consorte de la reina de la Inglaterra Isabel II, falleció el pasado 9 de abril. Como no podría ser de otro modo en el caso de tan relevante personaje en el devenir de la historia europea contemporánea –que llegó a definirse a sí mismo, quejándose de su obligada función de florero, como "maldita ameba"–, la prensa ha dado buena cuenta de sus muchos perfiles biográficos: marino intrépido, aristócrata prudente, esposo comprometido o abuelito devoto. Su defunción, sin embargo, es una buena excusa para repasar su biografía y con ella las hazañas recientes de la aristocracia europea. Acorralada por los frutos revolucionarios del movimiento obrero y víctima de intereses nacionales que ya no se solapaban con las lealtades del Antiguo Régimen, la nobleza del continente no pocas veces buscó refugio entre los advenedizos campeones del privilegio: nazis, fascistas y reaccionarios de todo tipo. Un siglo después esta historia de amistades peligrosas merece todavía ser recordada. SP.

El príncipe Felipe nació en 1921 en una monarquía en plena crisis existencial. Hijo único del príncipe Andrés y la princesa Alicia de Battenberg, estaba en la línea de sucesión de los tronos de Grecia y Dinamarca. La Casa de Glücksburg fue particularmente hábil en el arreglo de matrimonios estratégicos dentro de la aristocracia europea: la mayoría de los monarcas que actualmente reinan en Occidente pueden rastrear su ascendencia hasta el bisabuelo de Felipe, Christian IX de Dinamarca, la reina Isabel II inclusive. Pero mientras la rama danesa de los Glücksburg disfrutaba de una relativa estabilidad, la corona griega se enfrentaba a una catástrofe a principios de la década de 1920.

Los turcos habían logrado avances considerables en la guerra greco-turca. El tío de Felipe y comandante de la fuerza expedicionaria, el rey Constantino I, fue obligado a abdicar en septiembre de 1922. El nuevo gobierno militar arrestó al príncipe Andrés; más tarde, en diciembre, fue condenado a muerte y exiliado de por vida de Grecia. Philip, junto con su madre y sus cuatro hermanas, fueron evacuados a Italia en el HMS Calypso, con el futuro consorte transportado en una caja de frutas que le servía de catre. Con la ayuda de parientes ricos y aristocráticos (de hecho, el rey Jorge V de Gran Bretaña había ayudado en la dramática fuga de Grecia) la familia finalmente se estableció en Francia.

Si bien la nacionalidad de Philip fue objeto de intensas especulaciones en el período previo a su propia boda real, no se consideraba un hombre de lealtades divididas. Después de dos semestres en una escuela en Alemania, fue educado en la escuela pública británica Gordonstoun, fundada por un educador judío que había huido de la persecución nazi. Philip tampoco tenía una afinidad particular con sus orígenes helénicos: dijo en una entrevista que “ciertamente nunca he sentido nostalgia de Grecia. Un abuelo asesinado y un padre condenado a muerte no me granjean la simpatía de los perpetradores ". Se convirtió en ciudadano británico naturalizado y renunció a sus títulos griegos antes de casarse con la entonces princesa Isabel.

Muchos obituarios han hecho referencias indirectas a los "trastornos" sociales y políticos que tuvieron lugar en los primeros años de la vida de Philip. Para decirlo sin rodeos, gran parte de la aristocracia europea estaba presa del pánico desde la abdicación del káiser Guillermo II y la ejecución del zar Nicolás y su familia en 1918. El abuelo de Felipe, Jorge I de Grecia, también había sido asesinado en 1913 por un hombre que decía tener simpatías socialistas o anarquistas.

El poder en Europa era un asunto de familia: el zar Nicolás de Rusia, el káiser Guillermo II de Alemania, el príncipe Andrés de Grecia y el rey Jorge V de Reino Unido eran primos hermanos. Los comunistas habían matado a una dinastía imperial de 300 años de antigüedad en Rusia, mientras que la monarquía prusiana fue víctima de la revolución alemana. En una época de golpes de estado, populismo y movimientos revolucionarios, era difícil saber cual sería la corona derrocada a continuación. La aristocracia europea se unió e hizo causa común con los gobiernos fascistas emergentes en un intento de defenderse de los comunistas y republicanos.

Las cuatro hermanas de Philip se casaron con la aristocracia alemana que, junto a una cuarta parte de sus semejantes de sangre azul en la década de 1930, se unieron al partido nazi. Los cuñados de Philip adoptaron con entusiasmo las insignias nazis. Después de la muerte de su hermana Cecilie, su esposo Georg Donatus y sus dos hijos en un accidente aéreo, el adolescente Philip fue fotografiado con traje de civil junto a hombres mayores con uniformes de las SS en la procesión fúnebre. La fotografía no se publicó en el Reino Unido hasta 2006. La hermana de Philip, la princesa Sophie, se unió a NS-Frauenschaft y era la más cercana de los hermanos a la élite del partido. Hasta su muerte en 2001, Sophie fue muy próxima a Philip y era una visitante habitual de la casa real.

Las simpatías nazis no se limitaban a la familia inmediata de Philip; también eran un lugar común entre la élite británica. Otro primo hermano de George V, Charles Edward, fue uno de los primeros partidarios aristocráticos de Hitler y ascendió al rango de Obergruppenführer dentro de los camisas pardas. Oswald Mosley, líder de la Unión Británica de Fascistas, era él mismo un baronet y estuvo en la boda del Rey y la Reina. Su segunda esposa, Diana Mitford, era hija de un barón y se había unido a Hitler en el balcón de Hofburg durante el Anschluss. Una combinación de anticomunismo, antisemitismo y entusiasmo por la superioridad de su herencia sanguínea hizo que una parte significativa de la parentela aristocrática de Europa abrigase simpatías fascistas. Los vínculos de la familia de Felipe con el Tercer Reich (junto con el afecto del príncipe Eduardo y Wallis Simpson por Hitler, y la filmación de una Isabel II niña haciendo un saludo nazi) han sido un garrote útil para aquellos que desean establecer una distinción entre el amor al rey y el amor al país.

Sin embargo, no es tan simple como eso. Si bien Philip minimizó las simpatías fascistas de su familia como "personas que se aferran a algo o alguien que parecía apelar a su patriotismo", no parece haber compartido su apoyo absoluto al régimen nazi. De hecho, después de dejar la escuela, el joven Philip sirvió con las fuerzas británicas durante la Segunda Guerra Mundial. Los espasmos nacionalistas causaron problemas a los vínculos familiares transfronterizos de las élites de sangre azul - en efecto, la propia casa real británica se vio constreñida a cambiar su nombre de “Saxe-Coburg and Gotha” a “Windsor” durante la primera guerra mundial para disipar cualquier insinuación de simpatías progermánicas. Las hermanas de Philip se encontraron en el lado malo de la guerra y de la historia después de casarse con príncipes alemanes. Pero la fidelidad adecuada a la clase dominante del país adecuado podía suponer un término a la vida de una casa aristocrática en crisis.

La asimilación de Philip a la clase dirigente británica siguió el modelo establecido por su tío materno: Como Louis, Philip adoptó el nombre de “Mountbatten” (la versión inglesa de “Battenberg”) y sirvió en la Marina. Compartió el diletante interés de su tío por la tecnología y los artilugios, y después del ascenso de su esposa al trono, fue uno de los primeros defensores del poder de la televisión para conseguir el apoyo público a la institución feudal que ella representaba. Aunque, debido a su inclinación por las bromas racistas y su altivez, la reputación de Philip de ser un poco dinosaurio era bien merecida, también fue (en términos relativos) un modernizador.

Después de haber sobrevivido a los disturbios del siglo XX, Felipe comprendió que la aceptación pública de la monarquía hereditaria no podía darse por sentada: tenía que fabricarse. La Casa de Windsor no podía permitirse el lujo de ser tan distante o sospechosamente europea como su predecesora. Tuvo que adaptarse a los voraces apetitos de un público enganchado a la televisión. Además, la transición de la corona del imperio a un estado de bien común fue suavizada por la monarquía que se rebautizó a sí misma como una institución de "servicio público". La visibilidad de Felipe en la cúspide de las instituciones filantrópicas ha formado parte de un proyecto deliberado para presentar a la familia real como una extensión del sector caritativo: al simbolizar las “buenas obras”, la monarquía queda aislada de preguntas incómodas sobre si la transferencia hereditaria del poder es compatible con una democracia supuestamente moderna.

Es sorprendente que incluso después de Carlos y Diana, Harry y Meghan, y el Príncipe Andrés y el FBI, el Príncipe Felipe haya muerto con la monarquía haciendo frente a menos crisis de legitimidad que cuando nació. La familia real británica ha sobrevivido a la abdicación de Eduardo VIII, las revoluciones en todo el continente, la Segunda Guerra Mundial y el declive de las grandes casas aristocráticas de Europa - y Felipe, nacido en la línea de sucesión a un trono que ya no existe, murió como consorte de la monarca reinante más longeva de Gran Bretaña. Se adaptó para sobrevivir, entendiendo mejor que nadie en la Casa Real la máxima de Giuseppe Tomasi di Lampedusa de que “todo debe cambiar, para que todo siga igual”.

es editora colaboradora de Novara Media
Fuente:
https://novaramedia.com/2021/04/12/prince-philip-knew-one-important-thing-for-monarchies-to-survive-they-must-learn-to-adapt/
Traducción:
Anna Maria Garriga Tarré