XVI Simposio de la Renta Básica

Danilo Albin

Beatriz Sotillo

20/11/2016

Asistentes al XVI Simposio de la Renta Básica

 

A lo largo de los días 18 y 19 de noviembre, se realizó el XVI Simposio de la Renta Básica en el aula magna de la facultad de Economía (Sarriko) de la Universidad del País Vasco. Aunque a lo largo de las próximas semanas iremos publicando distintos artículos de y sobre este simposio, hemos realizado esta breve selección de noticias aparecidas en la prensa.

Entre las decisiones tomadas en la asamblea anual realizada el sábado 19 de la Red Renta Básica estuvo la de abrir abrir un canal en Telegram para recibir noticias de la asociación. En poco más de un día se alcanzaron las 700 inscripciones.

En las próximas semanas ampliaremos la información. SP

Crecen las voces que plantean una Renta Básica para toda la ciudadanía

 

Danilo Albin

 

La Facultad de Economía y Empresa de Sarriko (Bilbao) acoge el XVI Simposio de Renta Básica, en el que se ha defendido la creación de un ingreso económico de carácter universal. Distintos estudios confirman su viabilidad y establecen que servirá para frenar la pobreza. Entre los ponentes ha estado el cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero.

"Hace 16 años parecía una idea estrambótica. Hoy, periódicos como el New York Times o The Guardian hablan de ello, estén o no de acuerdo. Es impresionante”. Con esa frase, el economista catalán Daniel Raventós resumía los avances en torno a un asunto que podría cambiar la vida a millones de personas: la puesta en marcha de una Renta Básica Incondicional. Sí, incondicional. Este fin de semana, expertos de distintos lugares abordaron su viabilidad en un congreso realizado en Bilbao.

El XVI Simposio de Renta Básica ha tenido lugar en el aula magna de la Facultad de Economía y Empresa de Sarriko, convertida durante las últimas 48 horas en un hervidero de ideas y propuestas sobre este tema. Entre el viernes y el sábado, los asistentes –entre los que se encontraban personas de todas las edades- pudieron seguir de cerca los debates realizados en cuatro mesas redondas, además de conocer varias comunicaciones (informes presentados por expertos de distintas áreas) y hasta ver un documental (In the same boat, dirigido por Rudy Gnutti).

Nada de esto fue casual. En un contexto de crisis económica y destrucción de empleo, cada vez más voces reclaman la creación de una Renta Básica garantizada para toda la ciudadanía. El objetivo también está claro: de esta manera, la población gozaría de un derecho social que, principalmente, le otorgaría una tranquilidad y libertad hoy inexistentes. “El trabajo no dignifica: lo que dignifica es tener la existencia material garantizada”, sintetizó Daniel Raventós en una de sus intervenciones. De eso, precisamente, han tratado las jornadas celebradas en la Facultad de Economía y Empresa de Bilbao.

Más allá del formato o del título asignado al panel, todas las ponencias estuvieron centradas en la Renta Básica Incondicional. No en vano, el simposio sirvió para conocer estudios recientes en torno a su viabilidad y puesta en práctica. Entre los que dieron respuestas al “cómo” estuvieron los catalanes Jordi Arcarons, catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Barcelona, y Lluís Torrens, director de Planificación e Innovación del Ayuntamiento de Barcelona y profesor asociado de la Universidad Pompeu Fabra.

En primer lugar, Arcarons, basándose en estudios previos, situó la Renta Básica en 622,4 euros mensuales. “Ese dinero –explicó- es nuestra estimación del umbral de pobreza para el Reino de España”. En cuanto a su financiación, el experto aseguró que puede realizarse mediante una reforma del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), sin tocar otras partidas de carácter clave en un estado de bienestar, como la sanidad o las pensiones. Por su parte, Torrens, autor de varios trabajos sobre este tema, indicó que sería financiada “con una fiscalidad progresista, lo que permitiría que las clases medias y bajas –el 80% de la población- salgan ganando y no sigan perdiendo”.

Otra catalana, la doctora en Sociología y asesora del ayuntamiento de Barcelona Sara Berbel afirmó en su ponencia que la Renta Básica “otorga una seguridad material a muchas mujeres que siempre han carecido de ella”. En tal sentido, sostuvo que un ingreso de carácter universal “contribuye a paliar una injusticia social: la no remuneración de los trabajos domésticos y el cuidado de las personas dependientes, realizados mayoritariamente por mujeres”.

“Devolver la dignidad”

Estos temas también fueron abordados en la cuarta y última mesa redonda del simposio, celebrada este sábado. Allí se sentaron la ex diputada de Hacienda de Gipuzkoa, Helena Franco (EH Bildu); el profesor de Ciencia Política de la Universidad Complutense y cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero; Iñaki Uribarri, economista y militante histórico del sindicato vasco ESK; y César Manzanos, profesor de la UPV-EHU y colaborador de diversos movimientos sociales. La moderación estuvo a cargo del ex Ararteko (Defensor del Pueblo en el País Vasco), Iñigo Lamarka.

En su intervención, Monedero ligó la Renta Básica a la necesaria “reinvención” de la izquierda, que –a su criterio- debe apostar por un modelo basado en la “igualdad de oportunidades”. “La Renta Básica nos recuerda que trabajamos para vivir, no vivimos para trabajar”, afirmó el integrante de Podemos durante su ponencia, que despertó la atención de varios medios de comunicación. De hecho, a la entrada de la universidad ya había asegurado que se trata de “devolver la dignidad a la ciudadanía”.

Cuando le preguntaron por su viabilidad, Monedero no tuvo dudas: “lo que no es viable es vaciar las huchas de las pensiones o rescatar a los bancos como si fueran náufragos en alta mar”. Luego, durante su ponencia, mostró su “radical desacuerdo” con Helena Franco, quien había advertido sobre los riesgos que conlleva “experimentar”. “No existe política alternativa sin experimentación”, remarcó. La ex diputada de Hacienda tuvo margen para responderle. “Por supuesto que defiendo las políticas alternativas (…) pero si queremos avanzar, más que lo que queremos, tenemos que hacer lo que podemos”, subrayó.

En esa misma mesa redonda, el sindicalista Iñaki Uribarri señaló que la puesta en marcha de la renta básica permitiría “acabar con la pobreza”, convertida –destacó- “en un mal endémico y cultural”, mientras que César Manzanos habló de una “sociedad más inclusiva y más decente”. Por su parte, Helena Franco sostuvo que un ingreso económico de este tipo sólo podrá financiarse “si se mantiene el estado de bienestar”.

Asamblea de la RRB

Antes de que llegaran estos debates, los responsables de la Asociación Red Renta Básica (RRB) se reunieron en una sala contigua para celebrar su asamblea anual. Además de abordar cuestiones de funcionamiento cotidiano, los miembros de esta organización han decidido impulsar su presencia en las redes sociales, además de examinar nuevos convenios con instituciones académicas, tal como ya se ha conseguido en el País Vasco. “Hay posibilidades de que se vayan multiplicando con otras universidades”, señaló.

Tras su reunión anual, la RRB también estuvo presente en el acto de clausura del simposio. Uno de sus representantes, Iñaki Carro, afirmó que ha llegado la hora de analizar “cómo avanzamos” para hacer realidad este reclamo. En esa línea, el decano de la Facultad de Relaciones Laborales del País Vasco –una de las entidades organizadoras del simposio-, Ángel Elías, llegó a una conclusión muy clara: la Renta Básica no será fruto de una ley “caída del cielo”, sino que llegará mediante el “empuje social”.

En el acto de clausura también participó Teresa Laespada, Diputada Foral de Empleo, Inclusión e Igualdad. “Este debate es magnífico, pero tenemos que aprender a hacer pedagogía social para movilizar a una ciudadanía que no entiende que esto es un derecho”, afirmó. De momento, la RRB ya planifica el próximo simposio para 2017. Castellón, Zaragoza o Barcelona son las posibles sedes.

http://www.publico.es/economia/crecen-voces-plantean-renta-basica.html

 

La renta básica ya no se ve como una utopía

 

Beatriz Sotillo

En varios lugares del mundo -como Utrecht, Finlandia, Canadá, Namibia o la India- se han puesto en marcha experiencias de implementación de renta básica incondicional. Una medida cuya principal virtud es que acaba con la pobreza desde el mismo momento en que se empieza a aplicar y actúa de manera preventiva contra la exclusión social y las carencias materiales. “Hace pocos años hubiera dicho que esos experimentos eran improbables y, sin embargo, se han hecho porque las condiciones de gran parte de la población han empeorado tanto que mucha gente que antes veía la renta básica como una utopía ahora la considera deseable”, señaló ayer Daniel Raventós, presidente de la Red Renta Básica.

Esas experiencias internacionales son uno de los temas abordados en el XVI Simposio sobre Renta Básica que se celebra desde ayer en Bilbao para debatir sobre la viabilidad de esta propuesta, los avances en su conocimiento y los aspectos socioeconómicos asociados al proyecto. Según Daniel Raventós, hace 16 años cuando se celebró el primer encuentro “hablábamos de renta básica y te preguntaban si habían entendido bien. Ahora, no solo gracias a nosotros pero fundamentalmente por nuestro trabajo, The Wall Street Journal, The New York Times, The Guardian, The Economist, El País, Gara, DEIA y Der Spiegel hablan de esto, y eso es un gran cambio”. Añadió que se han realizado avances, como el diseño de un modelo de financiación de esta renta universal basado en una reforma del IRPF, pero persisten muchas resistencias. “Que mucha gente conozca ahora la propuesta no significa que todo el mundo esté a favor, si no ya estaría implantada”, señaló el presidente de la Red. “Nunca va a haber consenso social en una medida de este tipo, pero sí una mayoría a favor, porque en nuestro proyecto de financiación ya señalábamos que con la renta básica un 20% de la población, la más rica, va a salir perdiendo y un 80% ganará”, explicó.

Para Iñaki Uribarri, economista y sindicalista, la razón de “la eclosión mediática” sobre la renta básica “es que el sistema no es capaz de resolver el problema de fondo que tiene con la pobreza, aunque muchos están pensando en una renta básica neoliberal, en un cheque que acabe con el estado del bienestar”.

Iñaki Uribarri, que hoy participa en la mesa de debate sobre la necesidad y viabilidad económica de la Renta Básica, incidió en las diferencias de este ingreso con la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) establecida en Euskadi y otros tipos de rentas mínimas. “Insistimos mucho en el carácter incondicional de la renta básica, mientras que la RGI es condicional y muy condicional. Tiene requisitos de renta, de empadronamiento, de unidad de convivencia, de patrimonio... tiene tal cantidad de requisitos que el 27% de las personas que en la Encuesta de pobreza y desigualdades sociales de 2014 se consideraba pobre decía que no podía acceder a la RGI. Y la tercera parte de los que están en el sistema siguen siendo pobres”, señaló Uribarri.

Sobre la posibilidad de hacer una transición de la RGI actual ala renta básica incondicional, Iñaki Uribarri señaló que su tesis “es mejorar la RGI y eso significa eliminar todas las trabas que se pusieron hasta 2012 y mejorarla desde ahí. Pero es imposible que una renta mínima garantizada y condicionada dé lugar a una renta incondicional. La RGI funciona al final de la tubería, cuando detectamos a los pobres y les atendemos dándoles la RGI; la renta básica actúa al principio de la tubería, es preventiva, damos una renta universal sin condiciones para evitar tener pobreza”.

http://www.deia.com/2016/11/19/sociedad/euskadi/la-renta-basica-ya-no-se...

 

 

Periodista que escribe en Público
Periodista que escribe en Deia
Fuente:
Varios