Verdugos impunes: lectura y memoria

Carlos Girbau

03/05/2018

La idea más extendida y común sobre la memoria es que se edifica a partir del recuerdo. Pero ¿es así realmente?  ¿O más bien se forja a partir del olvido? Desde esta segunda visión, la memoria se nos presenta como el resultado de una pelea feroz por el relato. Un relato clave en la justificación de las construcciones presentes y futuras. Las recientes exhumaciones que se están realizando en el Valle de los Caídos y sus continuos tropiezos dan buena cuenta de la importancia del relato, como también la dan la llamada Transición y todos los pactos que la alumbraron. Nada de ello parece ajeno a una desmemoria consciente que, en elevadas dosis, se incluye en la narración que recibimos.

Los historiadores José Babiano Mora, Gutmaro Gómez Bravo, Antonio Miguez Macho y Javier Tébar Hurtado, de la mano de Ediciones Pasado y Presente, S.L. (Barcelona 2018), han escrito de manera compartida el libro Verdugos impunes, el franquismo y la violación sistemática de los derechos humanosUna obra que, como sus autores señalan, surgió como un “informe pericial de contexto” con la idea de dar sostén a futuras querellas de la Coordinadora de Apoyo a la Querella Argentina contra los Crímenes del  Franquismo (CEAQUA). Fue al ver este informe cuando los propios representantes de CEAQUA y los juristas que les apoyan convencieron a los historiadores de que lo convirtieran en un libro.

Un acertadísimo consejo que nos permite ahora leer un texto que no solo (y no es poco) se suma al esfuerzo por lograr verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición en relación con las víctimas del franquismo. Además resulta muy útil para todas aquellas personas que, habiéndolo vivido o no, pagamos hoy en términos de calidad democrática la forma en la que el franquismo llegó a su fin.

Como recuerdan los autores, Franco no desplegó únicamente un terror masivo y sistemático, sino que el franquismo fue un régimen antiliberal y antiobrero que eliminó los derechos políticos, sociales, civiles, económicos y culturales, y que hizo de la violación de los derechos humanos moneda corriente.

El libro representa un riguroso trabajo apoyado en múltiples fuentes que nos demuestran, una vez más, que no vivimos en el reino de la desmemoria, sino en un reino con una memoria que, construida de olvido, posibilita la impunidad de los verdugos.

Amigo y colaborador de Sin Permiso, es activista social en Madrid.
Fuente:
www.sinpermiso.info, 3 de mayo 2018