En la muerte de Luis Montes (1949-2018)

Marciano Sánchez Bayle

22/04/2018

Acaba de fallecer Luis Montes Mieza, que fue médico del Hospital Severo Ochoa y que, a su pesar, se hizo famoso por la acusación del Consejero de Sanidad madrileño Sr. Lamela de haber practicado numerosas sedaciones irregulares, algunos incluso hablaron de homicidios en el Hospital Severo Ochoa, de cuya unidad de urgencias era coordinador.

Luis, especialista en anestesia, fue uno de los jóvenes médicos que participaron en la puesta en marcha del hospital Severo Ochoa de Leganés, en la idea de que había que acercar la medicina de calidad a la población, especialmente a la zona sur de la Comunidad de Madrid, donde existían significativas carencias asistenciales. Allí acabo siendo coordinador de urgencias del hospital y, consciente de los graves problemas que afrontaban las personas al final de su vida y la inexistencia de un dispositivo asistencial que les permitiera un transito digno e indoloro, organizó una unidad de cuidados paliativos, con un gran aporte de dedicación y voluntariedad en unas condiciones nada favorables.

En 2005, la Consejería de Sanidad de Madrid encabezada por Manuel Lamela y ante unas supuestas denuncias anónimas, pone en marcha una caza de brujas en el centro, desmantela el recurso asistencial de paliativos del centro, cesa a Luis Montes como coordinador y lleva el caso a la fiscalía, en un intento de imponer sanciones penales contra los acusados. No obstante, las cosas no les salieron tan bien como pensaban a los nuevos inquisidores, porque los tribunales acaban dándole la razón a Luis Montes, e incluso sancionan a algún villano que no se cortó en insultarle en los medios de comunicación.

Fue muy importante el gran apoyo que consiguieron Luis y sus compañeros entre el personal del hospital, entre los profesionales madrileños y en la propia ciudadanía, que entendió que estábamos ante una operación de desprestigio de la Sanidad Pública, puesta en marcha por quienes querían privatizarla y desmantelarla, así como la lucha de anteponer los derechos de las personas a las imposiciones ideológicas de quienes se creen en posesión de la única y verdadera fe y de los fanáticos religiosos.

Luis siguió desarrollando una gran actividad en la Asociación Derecho a Morir Dignamente, que ha logrado avances significativos en los derechos de las personas para gestionar su propia muerte, aunque aun queda mucho por hacer, como demuestra el reciente caso de Canarias, y por la defensa de la Sanidad Pública, en la que el creía y a la que dedico su vida profesional.

Cuando sucedieron los hechos de 2005, Luis estaba centrado en su actividad profesional, aunque siempre había estado implicado en una política genéricamente de izquierdas. De golpe se vio arrojado a la vorágine del foco mediático y pudo comprobar como se las gastan los nacional católicos del PP y como utilizan el acoso y el desprestigio contra quienes luchan por los derechos humanos (en una conversación de hace 1-2 años me comentaba como, al principio de estallar el “caso Leganés”, habían llegado a increparle en un supermercado mientras hacia la compra, y lo mal que lo pasó), aunque obviamente también tuvo el apoyo y el cariño de tantas y tantas personas a cuyos familiares había ayudado a morir con la dignidad que todos desearíamos en esos momentos.

Luis falleció sin abandonar su lucha, camino de unas jornadas. Sin lugar a dudas, era uno de los “imprescindibles”. La mejor manera de recordarle es seguir en su lucha por la Sanidad Pública y los derechos de las personas, también al final de la vida.

Portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública.
Fuente:
https://www.nuevatribuna.es/opinion/marciano-sanchez-bayle/en-la-muerte-de-luismontes/20180419184432151069.html