En la cumbre de la OTAN, Trump continúa su trabajo de zapa contra Alemania

Martine Orange

15/07/2018

La cumbre de la OTAN, que se celebró en Bruselas los días 11 y 12 de julio, no ha escapado a la regla establecida por el presidente de Estados Unidos para todas las grandes reuniones internacionales. En nombre de los intereses estadounidenses, Donald Trump continuó su ataque contra el "viejo orden", sembrando la discordia entre los aliados europeos, preferentemente contra Alemania. La duda acerca de la realidad del compromiso de Estados Unidos con  Europa ha quedado abierta.

Tenía que quedar bien. Así que los líderes europeos han hecho el esfuerzo de esbozar una sonrisa mientras Donald Trump sacaba sus conclusiones de la cumbre de la OTAN celebrada los días 11 y 12 de julio en Bruselas. "La OTAN es más fuerte que hace dos días", fanfarroneó el presidente estadounidense antes de partir para Londres el jueves al mediodía, y reunirse con el presidente ruso Vladimir Putin en Helsinki el lunes.

Mientras los europeos tratan de salvar la cara, saben que el daño causado en la cumbre es grande para el futuro de la Alianza de defensa del Atlántico Norte. La duda sobre la realidad del compromiso de Estados Unidos se ha instalado entre los socios, que tienen dificultades para confiar en Trump. "Las cumbres de la OTAN están diseñados como demostraciones de unidad y orden. Pero no esta vez, debido principalmente a Donald Trump " , informa Bloomberg.

Siguiendo su estrategia de socavar todo lo que huela a alguna forma de multilateralismo, en contra de los acuerdos del "viejo orden" heredados de la Segunda Guerra Mundial, el presidente de Estados Unidos ha tratado de sembrar la discordia entre los aliados. "Esta reunión fue probablemente la más tensa de los 69 años de historia de la Alianza" , resume el Guardián .

Será "un momento interesante," anunció Donald Trump antes de la cumbre. Incluso antes de reunirse con los socios en la cumbre en la nueva sede de la OTAN en Bruselas, el presidente de Estados Unidos ha hecho todo lo posible para que esta reunión fuera "interesante". Fiel a su diplomacia del tweet, sentó las bases para futuras discusiones y establecido el orden del día, destilando los elementos de discordia entre los aliados.

En un primer tweet, acusó a los europeos de no pagar sus cuotas en los gastos de defensa: "Muchos países no están pagando lo que deben, y francamente, muchos países nos deben un enorme fajo de dinero por estos  años. " Antes de continuar: " Protegemos a Alemania, estamos protegiendo a Francia ... Les protegemos a todos ellos. " En tercer lugar, atacó directamente a Alemania, acusándola de ser dependiente de Rusia por la compra de gas ruso y su apoyo al proyecto del gasoducto Nord Stream 2, diseñado para conectar directamente a Rusia y Alemania a través del mar Báltico: "Alemania está totalmente controlada por Rusia ya que obtendrá el 60% o el 70% de su energía del gaseoducto con Rusia. " Por otra parte, "gasta el 1% " para su defensa cuando para los Estados Unidos, las "verdaderas cifras son del 4,2% " .

 Los gastos militares de miembros de la OTAN, en porcentajes del PIB. © OTAN

Las críticas no son nuevas. Antes de Donald Trump, el ex presidentes George Bush y Barack Obama han insistido en que los europeos aumenten sus esfuerzos de defensa. La mayoría de los países europeos gastan mucho menos en defensa del 2% del PIB previsto en el Tratado del Atlántico Norte.  Francia alcanzó el 1,8%, Alemania el 1,24%.

Estas cifras sólo pueden indignar al electorado estadounidense de Donald Trump. Sin embargo, se debe relativizarlas un poco. En el enorme gasto militar de Estados Unidos - más de $ 600 billón - los gastos ocasionados por Europa representan sólo el 5% del total.

Tratando de evitar los ataques de Donald Trump, el nuevo secretario general, Jens Stoltenberg, insistió en la apertura de la Cumbre del compromiso adquirido por todos los aliados europeos en  aumentar el gasto de defensa al 2% del PIB en 2024. Y todo "gracias a usted. Su mensaje ha tenido un gran impacto "señaló, aunque la decisión europea de aumentar el gasto militar se adoptó en 2014. A los aliados europeos " no les gustaría nada más que concederle una victoria a Trump, reconociendo que les ha empujado  a aumentar su presupuesto militar" , confiesan los diplomáticos antes de la cumbre.

Pero esta concesión no era suficiente para Donald Trump. Apenas los aliados europeos reiteraron su firme compromiso de colaporar más plenamente en los esfuerzos de la OTAN, Donald Trump había ganado. Nada de esperar a 2024. Hay que hacerlo de inmediato, dijo, que los europeos gasten ya el 2% de su PIB en su defensa y elevar su presupuesto militar a un 4% en el año 2024, como los Estados Unidos. "¿Se puede negociar con una persona de mala fe? Donald Trump ha explicado su petición de modo que no se pueda alcanzar, con el fin de crear un pretexto para romper la alianza " , escribe el periodista del Washington Post , Greg Sargent en su blog. 

Alemania, primer objetivo de Donald Trump

Desde su llegada a la Casa Blanca, Donald Trump nunca ha ocultado el poco respeto que tiene por sus aliados europeos, el desprecio que siente por la Unión Europea, a la que acusa de prosperar a costa de EE UU. Alemania, a la que acusa como a China de aplicar una política mercantilista, es el objetivo de todos los reproches del presidente de Estados Unidos. La obsesión de Donald Trump con Berlín se expresa en esta cifra: los 260 mil millones de dólares de excedente comercial de Alemania con  Estados Unidos. Una posición "insoportable", producto de “prácticas desleales” porque "a Berlín le paga su seguridad Estados Unidos" , afirma a continuación Donald Trump.

Para el presidente de EE.UU., todo lo que pueda debilitar a Alemania es bienvenido. Sean los derechos de aduana sobre el acero y el aluminio, como los anunciados sobre las importaciones de automóviles europeos en los Estados Unidos, dirigidas principalmente contra Berlín y la canciller Angela Merkel. A cada oportunidad, Trump inocula el veneno de la discordia y alaba a Gran Bretaña por el referéndum del Brexit. También ha aconsejado a Emmanuel Macron a hacer lo mismo y que Francia abandone la Unión Europea. En la cumbre de la OTAN, el presidente estadounidense no ahorró elogios para "su amigo francés", al tiempo que criticaba a la canciller Angela Merkel.

"Tenemos que hablar de miles y miles de millones de dólares pagados a un país contra el cual se supone que debemos protegerles" , dijo a su llegada Donald Trump a la canciller alemana, según el New York Times . "Nosotros no somos prisioneros ni de Rusia ni de Estados Unidos" , replicó, Angela Merkel, antes de recordarle que ella había pasado su juventud a la sombra del Muro de Berlín. Los dos dirigentes se reunieron a solas la noche del miércoles. Oficialmente, todo va bien entre ellos.

Sin embargo, al centrarse en el nuevo gasoducto North Stream 2, que debe suministrar directamente a Alemania a través del Mar Báltico, Donald Trump no puede ignorar que exacerba las tensiones entre los aliados europeos.

La energía siempre ha sido un tema central en el pensamiento estratégico y la seguridad de los países. Muchos conflictos y tensiones locales están relacionados con estas cuestiones de suministro, tránsito y transporte de energía: las tuberías de petróleo y gas se consideran activos estratégicos. Nord Stream 2 no es una excepción.

Iniciado en 1997 por la compañía rusa Gazprom, el proyecto tiene como objetivo ofrecer 55 millones de metros cúbicos por año. El gobierno y los grupos empresariales alemanes, como Ruhrgas, han apoyado el proyecto de inmediato. El consorcio está presidido por el ex canciller alemán Gerhard Schröder. Se espera que las primeras entregas de gas tengan lugar en 2019.

Pero la apertura del nuevo gaseoducto puede alterar el equilibrio en Europa del Este, ya que Ucrania podría perder mil millones cada año, al perder los dividendos de tránsito de gas ruso. Del mismo modo, los países bálticos y Polonia están preocupados por estas nuevas salidas de gas de las que dispondrá Rusia. Haciéndose eco de las críticas de Donald Trump, el ministro de Asuntos Exteriores polaco, Jacek Czaputowicz, atacó a Alemania por su apoyo a North Stream 2, según informa Bloomberg . Para Trump, los ingresos del gas sirven para la modernización de las fuerzas armadas rusas.

El ataque de Donald Trump al proyecto North Stream 2 no tiene como único objetivo debilitar a Alemania frente a sus vecinos de Europa del Este. Como perfecto representante de los intereses estadounidenses, Trump también tiene la intención de apoyar las ventas de gas y petróleo de esquisto de Estados Unidos en Europa , utilizando todos los medios a su alcance, incluso el chantaje. Su insistencia en que los europeos aumenten inmediatamente los presupuestos de defensa entra en los mismos cálculos: la industria de defensa europea es limitada. Cualquier aumento de equipos y armas sólo puede signifircar nuevos pedidos a la industria de Estados Unidos, según Donald Trump. Lo que cree una compensación justa por el compromiso de Estados Unidos en Europa.

Los europeos han prometido aumentar rápidamente su gasto militar, participar en los esfuerzos de la OTAN en Afganistán e Irak y mantener las sanciones contra Rusia por sus violaciones en Ucrania y Crimea, en particular leer el comunicado final ) . Pero el caos creado por Donald Trump en la Cumbre de la OTAN podría dañar a toda la organización, según Pavel Felgenhauer, experto militar de la Fundación Jamestown. Para él, Moscú no ha perdido nada con las gesticulaciones de esas 48 horas. "Lo que es realmente grave es que la credibilidad de disuasión de la OTAN se debilita . Esto puede hacer que el mundo sea aún más impredecible ", dijo a Bloomberg.

Como en otras grandes cumbres, Donald Trump se vanaglorió de la gran victoria que había obtenido. Al dejar Bruselas, destacó que "los Estados Unidos son ahora tratados más lealmente" por los europeos, habiéndose comprometido a aumentar el gasto militar en la Cumbre. Los europeos lo han negado. También reiteró su apoyo a la alianza . "El presidente de Trump en ningún momento, ya sea en público o en privado, ha amenazado con retirarse de la OTAN" , aseguró por su lado Emmanuel Macron, después de la reunión.

Sentir la necesidad de reafirmar el compromiso de Estados Unidos con la Alianza Atlántica ya es una forma de insinuar dudas. Porque nadie hasta entonces había puesto en cuestión la solidez de la capacidad de disuasión de la OTAN. Nadie se había preguntado, a pesar de los desacuerdos evidentes entre los miembros, comenzando por la curiosa actitud de Turquía, sobre la voluntad de la organización de aplicar el artículo 5 de sus estatutos, que establece las obligaciones de asistencia y defensa mutua entre los 29 miembros en caso de que un país socio fuese atacado. Pero en materia de disuasión y estrategia militar, como en la religión, plantearse la cuestión de la existencia de Dios es ya no tener fe.

Periodista especializada en economía, ha colaborado con Le Monde y Tribune antes de unirse al equipo de Mediapart. Su último libro es Rothschild une banque au pouvoir, Albin Michel, 2012.
Fuente:
https://www.mediapart.fr/journal/international/120718/au-sommet-de-l-otan-trump-poursuit-son-travail-de-sape-contre-l-europe
Traducción:
Enrique García