El sedentarismo también influye en nuestro cerebro

Luisa Fernanda Barbosa Gómez

18/04/2018

Existe una relación entre permanecer sentados mucho tiempo y el adelgazamiento de un área cerebral que almacena nuestros recuerdos

Compar
 

Se sabe desde hace tiempo que permanecer sentados durante largos períodos –por ejemplo, ocho horas diarias- es un hábito perjudicial para la salud. Los estudios han mostrado que este comportamiento se relaciona con problemas como la diabetes y la obesidad; incluso con un aumento en el riesgo de morir. Justo cuando pensábamos que todo lo malo sobre pasar el día sentados en la casa o la oficina había sido dicho, entra en juego el cerebro.

Permanecer sentado durante largos períodos está relacionado con el adelgazamiento de una zona del cerebro conocida como lóbulo temporal medial. La investigación, publicada hace unos días en la revista PLOS ONE utilizó una técnica de imagen cerebral de alta resolución para evaluar la estructura del cerebro de personas entre 45 y 75 años. En concreto, los científicos analizaron el lóbulo temporal medial. Esta área del cerebro se ubica detrás de nuestros oídos y está encargada de almacenar los recuerdos de hechos y eventos (el primer beso, el día de la graduación o el cumpleaños de un hermano), es decir, nuestra memoria episódica.

Investigadores de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) encontraron que quienes pasaban más horas al día sentados tenían lóbulos temporales mediales más delgados. No obstante, el estudio no demuestra que permanecer sentado mucho tiempo causa que el cerebro se encoja, sino que hay una relación entre el número de horas que se está sentado y el tamaño de esta zona del cerebro.

Según un comunicado de la UCLA, el adelgazamiento del lóbulo temporal medial puede ser un precursor del déficit cognitivo y de la demencia en adultos. En el proceso de envejecimiento es común observar que esta región se adelgaza, de manera que se produce una pérdida de la memoria episódica. Así pues, los resultados servirían para diseñar intervenciones que mejoren la salud cognitiva de adultos y ancianos. Por ejemplo, reduciendo el sedentarismo.

Una sorpresa más: los investigadores también encontraron que realizar actividad física, incluso con frecuencia, resulta insuficiente para contrarrestar los efectos negativos de permanecer sentado mucho tiempo. Por tanto, la recomendación es: pase menos tiempo sentado en el escritorio, levántese de la silla por algunos minutos y muévase.

 

Referencia: «Sedentary behavior associated with reduced medial temporal lobe thickness in middle-aged and older adults». P. Siddarth et al. en PLOS ONE. vol. 13, n.o 4, págs. 1-13, 12 de abril de 2018.

 

Alumna del Máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental de la Universidad Pompeu Fabra
Fuente:
https://www.investigacionyciencia.es/noticias/el-sedentarismo-tambin-influye-en-nuestro-cerebro-16294
Temática: