Brasil: Dejar en ruinas

Vladimir Safatle

09/09/2018

Difícilmente alguien consiguió sintetizar de manera tan precisa la actitud a tomar frente a la destrucción del Museo Nacional como el antropólogo Eduardo Viveiros de Castro.

Según él, las ruinas del museo deberían ser dejadas como están, la destrucción debería ser recordada eternamente. Nada debería ser reparado o construido en su lugar. Esto haría que las generaciones futuras se acordaran de lo que son capaces aquellos que actualmente creen gobernar.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, los alemanes decidieron dejar en ruinas una de las catedrales más importantes de Berlín. Quien visite la plaza Breitscheid puede ver aún hoy lo que quedó de la iglesia luterana Kaiser Wilhelm. Esta fue la manera de inscribir en el corazón de la ciudad la memoria de lo que produce el totalitarismo.

Si queremos librarnos del destino que nos imponen, lo mejor es transformar las piedras del Museo Nacional en nuestro espacio de memoria.

Todos tienen que ver que en aquel lugar el gobierno brasileño quemó la historia de su propio país en el altar del libro sagrado de las locuras económicas. Estas ruinas son el único monumento posible a la "austeridad".

Sin embargo, es claro que este gobierno y todos aquellos que encuentran su política económica piro maníaca “racional”, gente desparramada en columnas de periódicos, actuando como “especialistas” o “consultores”, están ahora exponiendo el más patético de todos los espectáculos: la transferencia de responsabilidad.

Al final, forma parte del ideario liberal empujar las catástrofes que él mismo produce para el cuello del otro. Por eso, nunca encontrarás un liberal haciendo alguna forma de autocrítica. Los camioneros pueden parar el país y los museos se pueden quemar, pero la política económica responsable de todo esto estaba y sigue estando absolutamente correcta.

Así, aunque los números sean explícitos respecto al corte brutal de fondos para el museo en los últimos tres años, llegando a míseros R $ 54 mil en 2018, aunque el techo de gastos haya destrozado los presupuestos de las universidades federales, los museos públicos estén todos gritando por socorro y las entidades de fomento a la investigación estén todas alertando a la sociedad para el colapso de la investigación nacional por falta de financiamiento, la culpa del incendio sólo puede ser del portero del edificio o del rector de la Universidad Federal de Río de Janeiro, entidad a la cual el museo estaba vinculado.

Esta es una estrategia clásica y vergonzosa de desinformación. Como es imposible decir que no había dinero -después un gobierno que reajusta salarios del Poder Judicial tendría dinero para sus museos si entendía eso como una prioridad -, sobra la producción de falsas noticias y “polémicas” a fin de crear la impresión de que “todo eso es muy complicado para entenderlo”.

Entonces empezamos a oír, por ejemplo, que el dinero transferido a la universidad habría aumentado, mientras que lo que subió fueron, en realidad, los gastos no discrecionales (los que la rectoría no puede, por ley, modificar el destino). Nada de esa cantidad estaba dirigido al museo.

En el caso de que el gobierno federal fuera del PSDB, la UFRJ habría rechazado 80 millones de dólares del Banco Mundial para reformar el museo por no querer transferirlo a la gestión privada. El propio banco desmintió lo que fue transmitido como verdad por parte de la prensa.

Este juego primario de desinformación busca ocultar un hecho que la población grita en las calles para quien quiera oír: mientras que nuestros bancos golpean seguidamente récords de ganancias -obscenos hasta para los patrones del capitalismo mundial -, mientras que la élite rentista tiene sus ganancias intocables, con el sistema tributario diseñado para blindarla, el país se está quemando.

Estamos en ruinas. Pero para esa elite dirigente y rentista, con sus portavoces, el fuego realmente importa poco.

Esta semana, se encontró que el Museo del Louvre recibió más brasileños este año el Museo Nacional. Es decir, como se trata de una parte de la población acostumbrada a la lógica del saqueo y de la fuga, es normal que sus ojos estén orientados hacia fuera, hacia los lugares en los que pasarán aquello que espoliaron.

Porque quien vivirá entre las ruinas, pueden estar seguros, seremos sólo nosotros.

profesor de filosofía de la Universidad de Sao Paulo y columnista de Folha de Sao Paulo. 'La izquierda que no teme decir su nombre' es su primer libro traducido al español.
Fuente:
Folha de Sao Paulo, 7 de septiembre de 2018
Traducción:
Carlos Abel Suárez