Atender demasiado a los demás, maldición de la clase trabajadora